Tiempo
Tiempo
- Advertisement -

Fernando Luis Egaña

Muchas veces tendemos a analizar los problemas del conjunto nacional, desde la posición particular de nuestra profesión o área de interés. Así los economistas resaltan sus materias, los políticos la dimensión del Estado y el poder, los juristas las leyes, los militares el control correspondiente, los  educadores y sanitaristas la cuestión social, y así la lista se hace larga.

También, muchas veces, hay un tema central en las crisis nacionales. Sea político, jurídico, económico, social o militar. Si este tema central recibe el reconocimiento y el tratamiento adecuado, la situación general tiende a estabilizarse y las condiciones de vida a mejorar.

¿Pero qué pasa en los tiempos de catástrofe, en los que se suman todas las principales facetas de una crisis, para devenir en una crisis integral, que hasta se podría denominar “existencial”? ¿Qué pasa?

- Advertisement -

Venezuela es una muestra trágica de lo que pasa. Se pierde la viabilidad misma de la nación para ofrecer una vida humana a la población. Y ésta emigra, si lo consigue, o se resigna a sobrevivir en condiciones infrahumanas.

Es necesario identificar cuál es la causa de la catástrofe o crisis integral. En nuestro caso, no me cabe duda que es el proyecto de dominación o la hegemonía despótica, depredadora y envilecida.

Lea tambiénAgobiada pero no vencida

Todo empeorará mientras la hegemonía continúe  imperando. El objetivo de la lucha por un cambio positivo, tiene, entonces, un requisito esencial: restituir los derechos democráticos del pueblo venezolano, tal y como lo exige la Constitución. La hegemonía es incompatible con ello. La superación de la crisis existencial implica que la hegemonía pase a la mala historia.

- Advertisement -
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí