Unión Europea

La Unión Europea pidió el lunes un diálogo político amplio en Venezuela para convocar nuevas elecciones, y advirtió que está lista para imponer sanciones a más altos funcionarios del país si socavan la democracia o participan en violaciones de derechos humanos.

“La única salida a la crisis en Venezuela es reanudar las negociaciones políticas con prontitud y establecer urgentemente un diálogo y un proceso de transición liderado por venezolanos que lleve a elecciones locales, legislativas y presidenciales creíbles, inclusivas y transparentes”, indicaron en un comunicado los ministros del Exterior de la UE.

Venezuela, otrora un rico país petrolero, está inmerso en una profunda crisis económica que los críticos atribuyen a dos décadas de políticas socialistas fallidas que han dejado el país en bancarrota y con su infraestructura en ruinas.

Describiendo las elecciones del 6 de diciembre como “una oportunidad perdida para la democracia” con resultados que no pueden reconocer, los ministros dijeron que el bloque de 27 países sigue dispuesto a enviar una misión de observadores si se celebran nuevos comicios.

También pidieron que se garantice la “libertad y seguridad” de todos los opositores políticos, “especialmente Juan Guaidó, así como otros representantes de la oposición democrática”. El líder opositor reclamó la presidencia a principios de 2019 como presidente de la Asamblea Nacional venezolana.

Más de 50 países le reconocieron, incluidos Estados Unidos y la mayoría de los países de la UE, que alegaron que el presidente Nicolás Maduro se había aferrado al poder tras unas elecciones poco democráticas.

En un tuit, la oficina de comunicaciones de Guaidó recibió con beneplácito la decisión de la Unión Europea de rechazar las recientes elecciones y manifestar su apoyo a la Asamblea Nacional liderada por la oposición, haciendo un llamado a elecciones presidenciales y parlamentarias libres y justas.

Los ministros no hicieron referencia al estatus de Guaidó ni a la asamblea. Un comunicado previo de la UE se refirió a ellos como “saliente”, lo que molestó a la oposición venezolana, que creyeron que mandaba un mensaje poco claro sobre la legitimidad de Maduro.

En su comunicado del lunes, la UE describió a Guaidó y a otros líderes opositores como “actores importantes e interlocutores privilegiados”, y les instó a “adoptar una posición unida con vistas a un proceso inclusivo de diálogo y negociación”.

Dado el deterioro de la situación de derechos y los problemas con el Estado de derecho en Venezuela, los ministros señalaron que “la UE está dispuesta a adoptar medidas restrictivas dirigidas adicionales contra aquellos que socavan la democracia o el Estado de derecho y aquellos responsables de violaciones graves de los derechos humanos”.

Las medidas, indicaron los cancilleres, “están diseñadas para no perjudicar a la población venezolana y pueden revocarse”.

Lea también:  Unión Europea busca consenso con oposición en Venezuela tras las elecciones

La UE ha impuesto sanciones a los viajes y congelado activos de docenas de funcionarios al menos hasta el 14 de noviembre. También ha impuesto un embargo armamentístico sobre Venezuela e ilegalizado el suministro de material que pueda utilizarse en la represión de civiles.

El gobierno de Donald Trump anunció la semana pasada una ronda de duras sanciones financieras contra una red acusada de comerciar con petróleo en nombre del supuesto representante de Maduro, el empresario colombiano Alex Saab.

AP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí