Las embarcaciones que viajan en esta ocasión ya transportaron gasolina a Venezuela.

Nuevamente, todas las esperanzas de Maduro para abastecerse de gasolina están puestas en Irán. Al menos tres tanqueros habrían cargado gasolina en el puerto iraní de Shahid Rajaee, en el estrecho de Ormuz y se dirigirían a Venezuela.

El cargamento de 825.00 barriles de gasolina estaría divido en los buques Forest, Faxon y Fortune. Esas embarcaciones estuvieron entre las que hicieron el viaje a Venezuela en el pasado mes de mayo.

Luego de cargar, los tanqueros apagaron sus transpondedores AIS (siglas en inglés para el Sistema de Identificación Automático). Ninguno ha transmitido una posición de AIS desde finales de agosto, según la consultora.

De acuerdo con el portal Tanker Tracker, los cuatro buques «muy probablemente» se dirigen al canal de Suez, por lo que deberían transitar por el Mediterráneo, para luego llegar a Venezuela a través del océano Atlántico

Las embarcaciones que viajan en esta ocasión ya transportaron gasolina a Venezuela.

Esta sería la tercera vez este año que Irán envía gasolina a su aliado en Caracas.

El segundo cargamento fue incautado por autoridades estadounidenses. La Justicia de EE.UU determinó que las empresas que negociaron el envío estaban vinculadas con el Cuerpo Guardia Revolucionaria Islámica, un grupo considerado como terrorista.

Ni las embarcaciones, ni las navieras (basadas en Grecia) que las manejan ni las tripulaciones fueron sancionados en esa ocasión.

La firma Dryad Global, expertos en manejo de riesgos y seguridad marítimos, escribió que es probable que Irán haya aprendido de esta experiencia que «los buques de propiedad extranjera están más dispuestos a cumplir con las restricciones y solicitudes de Estados Unidos».

Los tres buques que actualmente se dirigen a Venezuela son administrados por empresas iraníes y son de propiedad iraní.

El régimen de Teherán, que ha fracasado al intentar reactivar las maltrechas refinerías venezolanas, intenta nuevamente proveer del preciado combustible al régimen de Maduro.

Las refinerías propiedad de la estatal venezolana PDVSA, han cesado prácticamente toda sus operaciones.

En consecuencia, Venezuela se encuentra en medio de una grave escasez de combustible, lo que aumenta el descontento interno y la presión sobre el asediado régimen de Maduro.

Sigue siendo una posibilidad creíble que si los petroleros tienen la intención de transitar a Venezuela, Estados Unidos buscará intervenir nuevamente.

Con información de Alberto News / Maritime Executive.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí