Susana Raffalli, representante de Cáritas Venezuela

La representante de Cáritas Venezuela, Susana Raffalli, señaló este martes que si “el país estuviera fuerte y el Estado trabajara de forma sostenible para garantizar el bienestar de la población; no fuera necesario auxiliarse en un programa humanitario a esta escala».

Esto lo dijo luego de que se confirmara la llegada del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas en un acuerdo que garantizará la alimentación de 1,5 millones de niños para el año 2022.

La también nutricionista añadió, en conversación telefónica para ND, que la desanima que “el Estado tuvo que echar mano a una ayuda para poder garantizar un bienestar que deberíamos hacer sin ayuda”.

No obstante, comenta que “afortunadamente se pudo lograr un acuerdo con el Estado”, algo, dice, que las organizaciones de la sociedad civil han solicitado desde hace muchos años.

Aseveró que este programa, que llegará a atender a 1,5 millones de escolares para 2022, “va a ser muy beneficioso para los niños y las escuelas que se van a beneficiar. No son solo alimentos, sino que se acondicionaran las cocinas y las instalaciones, apoyar con la alimentación de los maestros. Esto va a tener un impacto importante”.

Prevé que esa logística se utilice para promover otras acciones humanitarias, entonces eso va a resultar en que mejore el alcance de las respuestas humanitarias en varios sectores, alegando que “resulta alentador”.

Cumplimiento de protocolo

La representante comenta que considera que los programas deben ser orientados los niños en zonas geográficas en riesgo, tal como el estado Zulia, en Sucre, Bolívar, Yaracuy y Miranda, según datos de Cáritas.

Espera que a los niños solo se les solicite como requisito para recibir el beneficio la partida de nacimiento y a la cédula de identidad, y que los alimentos deberían ser entregados a través de la unidad educativa supervisados por el PMA.

“Sería espeluznante ver que los recursos del PMA fueran entregados por un miliciano o por los voceros de partidos políticos”, hizo hincapié.

Reiteró la necesidad de un proceso de rendición de cuentas abierto «en el que tengamos acceso a los datos de los niños beneficiados y de las metas alcanzadas, sin el secretismo de los programas oficiales”.

“Espero que dejen al PMA hacer su trabajo según sus protocolos”, puntualizó.

Lea tambiénONU brindará asistencia alimentaria a niños venezolanos, en particular a los escolares

Niños en edad escolar

Explica que la importancia de este programa radica en que más del “55% de los niños pequeños (menores de 5 años) que están institucionalizados, están en riesgo nutricional”. Mientras que los que permanecen en estado de delgadez extrema tenemos alcanzaron la cifra del 12 % de los niños y que llegan a pedir algún tipo de ayuda a la institución.

“Cuando el niño afectado por no tener un plato de comida es menor de 5 años, eso tiene un efecto permanente. Por eso que se le dé esta oportunidad a los niños más pequeños va a tener un impacto para toda la vida”, concluye.

Noticiero Digital

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí