¿Será general? El Zulia vive entre bajones, apagones y racionamientos

El Zulia vive entre bajones, apagones y racionamientos

Siempre que hay una falla del servicio eléctrico, un bajón como se le llama en Venezuela, siempre hay la duda si será por poco tiempo, por cuatro horas o por días, también de si será solo ese circuito o si será general, en todo el Estado o Nación.

El sector eléctrico en Venezuela con más de diez años de fallas y precariedades, marcó su límite de deterioro en marzo 2019, con el famoso apagón nacional de más de cinco días que provocó el colapso del país, a partir de allí la realidad del país cambió, los venezolanos comenzamos a vivir de acuerdo a ciclos diarios de racionamientos eléctricos.

Precisamente este lunes el gobernador del Zulia, Omar Prieto hizo el anuncio de un ajuste el plan de racionamiento y evitará el corte del servicio dos veces al día de cuatro horas o más, por un corte al día de seis horas continuas. Según indicó, hace el reajuste tomando en cuenta el descontento que la colectividad ha mostrado por redes sociales y medios de comunicación.

A diario se registran protestan por servicios en nuestro estado por electricidad, con los nuevos periodos de racionamientos anunciados por el Gobierno Regional, en cada circuito o sector, siempre que falla el servicio se levanta la voz de descontento, pues estas interrupciones en el servicio se dan sin control y sin previo aviso, lo que genera que muchos artefactos eléctricos se dañen, sin nadie responda por ello, como sucedía en la cuarta república ocurría.

A estas protestas se suman otras, como por agua, gas doméstico, transporte, porque en el Zulia todos los servicios públicos fallan, y  olvidadlas autoridades locales que el acceso a bienes y servicios de calidad es un derecho humano emergente conocido como el derecho a la ciudad, establecido en el artículo VI de la Carta-Agenda Mundial de Derechos Humanos en la Ciudad, en pro de garantizar unas condiciones de vida mínima a todos los ciudadanos.

Sin dormir y sin  poder trabajar 

En el Zulia como en toda Venezuela, la tarifa  residencial y comercial por el servicio es insuficiente para cubrir los costos del servicio, además estos no se ajustan a la inflación, por lo que hay un servicio ineficiente. Claro está, el ciudadano no estaría dispuesto a cancelar altas cantidades de dinero por un pésimo servicio del que no sabemos cuándo fallará para tomar precauciones.

Según las Naciones Unidas “la asequibilidad es inútil si no hay un suministro fiable de energía”, por lo que se concluye que en Venezuela la energía eléctrica no cumple los parámetros de asequibilidad.

Miles de venezolanos padecen de un suministro inconstante o problemas de abastecimiento en la energía, atribuido a una mala gestión irresponsable, que se traduce en un sistema de distribución inestable o lo que es lo mismo, un subdesarrollo de la infraestructura energética.

Las constantes fallas en el servicio eléctrico, además, impiden el derecho al agua y saneamiento, la conservación de alimentos, el derecho al trabajo, el uso de equipos electrónicos y el uso de internet para mantener la comunicación.

¿Hasta cuando tenemos que pagar los errores de quienes llevan las riendas de los gobiernos de turno y de las instituciones que funcionaron bien y que ahora son incapaces de prestar los servicios que requieren y merecen los ciudadanos?

José R. Espina F.

Lea también: Más de 50 horas sin luz el municipio Guajira del Zulia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí