Papa Francisco

El Papa Francisco abogó por un pacto entre los necesitados de cuidados y los cuidadores, “un pacto basado en la confianza y el respeto mutuos, en la sinceridad, en la disponibilidad para superar toda barrera defensiva”.

Así lo pidió el Pontífice en su mensaje con motivo de la próxima Jornada Mundial del Enfermo, que se celebrará el próximo 11 de febrero, fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, bajo el título “Uno solo es vuestro Maestro, y vosotros sois todos hermanos. La relación de confianza en la base del cuidado a los enfermos”.

El objetivo de ese pacto propuesto por el Santo Padre sería “poner en el centro la dignidad del enfermo, tutelar la profesionalidad de los agentes sanitarios y mantener una buena relación con las familias de los pacientes”.

En su mensaje, difundido por el Vaticano este martes 12 de enero, el Papa explica que “esta relación con la persona enferma encuentra una fuente inagotable de motivación y de fuerza en la caridad de Cristo, como demuestra el testimonio milenario de hombres y mujeres que se han santificado sirviendo a los enfermos”.

“El Evangelio lo testimonia muchas veces, mostrando que las curaciones que hacía Jesús nunca son gestos mágicos, sino que siempre son fruto de un encuentro, de una relación interpersonal, en la que al don de Dios que ofrece Jesús le corresponde la fe de quien lo acoge, como resume la palabra que Jesús repite a menudo: ‘Tu fe te ha salvado’”.

El Santo Padre explicó que “la experiencia de la enfermedad hace que sintamos nuestra propia vulnerabilidad y, al mismo tiempo, la necesidad innata del otro. Nuestra condición de criaturas se vuelve aún más nítida y experimentamos de modo evidente nuestra dependencia de Dios”.

Señaló que “cuando estamos enfermos, la incertidumbre, el temor y a veces la consternación, se apoderan de la mente y del corazón; nos encontramos en una situación de impotencia, porque nuestra salud no depende de nuestras capacidades”.

Hizo hincapié en que “la enfermedad impone una pregunta por el sentido, que en la fe se dirige a Dios”. “A este respecto, la figura bíblica de Job es emblemática”, afirmó.

El Papa explicó que Dios hace ver a Job “que su sufrimiento no es una condena o un castigo, tampoco es un estado de lejanía de Dios o un signo de su indiferencia”.

Por otra parte, el Pontífice argumentó que “la enfermedad siempre tiene un rostro, incluso más de uno: tiene el rostro de cada enfermo y enferma, también de quienes se sienten ignorados, excluidos, víctimas de injusticias sociales que niegan sus derechos fundamentales”.

En ese contexto, “la pandemia actual ha sacado a la luz numerosas insuficiencias de los sistemas sanitarios y carencias en la atención de las personas enfermas. Los ancianos, los más débiles y vulnerables no siempre tienen garantizado el acceso a los tratamientos, y no siempre es de manera equitativa”.

“Esto depende de las decisiones políticas, del modo de administrar los recursos y del compromiso de quienes ocupan cargos de responsabilidad. Invertir recursos en el cuidado y la atención a las personas enfermas es una prioridad vinculada a un principio: la salud es un bien común primario”.

Al mismo tiempo, “la pandemia ha puesto también de relieve la entrega y la generosidad de agentes sanitarios, voluntarios, trabajadores y trabajadoras, sacerdotes, religiosos y religiosas que, con profesionalidad, abnegación, sentido de responsabilidad y amor al prójimo han ayudado, cuidado, consolado y servido a tantos enfermos y a sus familiares”.

“Una multitud silenciosa de hombres y mujeres que han decidido mirar esos rostros, haciéndose cargo de las heridas de los pacientes, que sentían prójimos por el hecho de pertenecer a la misma familia humana”.

La entrega de esas personas pone en relieve “la importancia de la solidaridad fraterna, que se expresa de modo concreto en el servicio y que puede asumir formas muy diferentes, todas orientadas a sostener al prójimo”.

Lea también:  Papa Francisco en entrevista: el aborto es como un sicario que mata la vida humana

El Papa Francisco subrayó que “el mandamiento del amor, que Jesús dejó a sus discípulos, también encuentra una realización concreta en la relación con los enfermos. Una sociedad es tanto más humana cuanto más sabe cuidar a sus miembros frágiles y que más sufren, y sabe hacerlo con eficiencia animada por el amor fraterno”.

Finalmente, el Pontífice invitó a caminar “hacia esta meta, procurando que nadie se quede solo, que nadie se sienta excluido ni abandonado”.

ACI Prensa  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí