Foto: Cortesía

El año 2020 fue un período bastante duro para muchos países, pero Venezuela entra en la listas de las naciones en donde el 2020 hizo estragos; empezó la peor crisis de gasolina de su historia, la inflación continuó disparada, y las expectativas de mejora, sin un cambio político, son cada vez peores.

«Los países no se terminan, y yo nunca he visto un país que desaparezca porque económicamente esté en malas condiciones (…) se necesita estrategia, trabajo y liderazgo, en caso contrario el pozo será cada vez más profundo con sus consecuencias», dijo a El Observador el vicepresidente de Italcambio, Carlos Dorado Fernández.

El director de Econométrica, Henkel García, destacó por su parte que las expectativas de los ciudadanos juegan un papel fundamental en el comportamiento de la economía venezolana. «El financiamiento del gasto público también, si se hace a través del Banco Central de Venezuela (BCV) va a ser inflacionario», manifestó.

«El gobierno puede ser más flexible en lo macroeconómico, pero es insuficiente porque para que la economía venezolana pueda arrancar de buena manera necesita; reestructurar su deuda, necesita financiamiento -no solamente por el lado de deuda multilateral- sino que necesita financiamiento de inversión y reactivar su industria petrolera», prosiguió García.

El director de Econométrica afirmó que no ve nada de eso «sin un cambio en lo político». «Puede haber algún tipo de rectificación y flexibilización de la política económica que va a aminorar la crisis, pero será insuficiente», añadió.

García indicó que se necesita una agenda económica «amplia y bien pensada». «Pero sin cambios políticos es algo prácticamente imposible de lograr», reiteró.

«Venezuela: Único país con inflación en dólares»

Dorado Fernández explicó que la «inflación en dólares» en Venezuela «es causada porque la economía está iniciando un proceso de dolarización, los sueldos y los servicios que se prestan tienen que ir yendo hacia todo lo importado, que es una buena parte de lo que consumimos y necesitamos».

Sin embargo, Nicolás Maduro aseguró el pasado 08 de diciembre que «no habrá dolarización en Venezuela», por lo que el citado proceso se seguirá dando «de facto» y no será, por ahora, oficializado por el régimen chavista, lo cual puede traer graves consecuencias para la economía, pues al no tener todos los sueldos del país en dólares existirán aún mayores desequilibrios en el nivel de vida de los venezolanos.

«Por lo cual, todo proceso de dolarización de una economía tiene un periodo de incremento de los ‘precios en divisa’ hasta que llega a los niveles globalizados de precios, por lo cual, en el 2021 seguiremos teniendo esa inflación en dólares«, prosiguió el vicepresidente de Italcambio.

Por otra parte, García se refirió al proceso de «inflación en dólares» y aclaró que «la parte de alimentos en dólares se ha estabilizado bastante, pero no el área de servicios, donde hay ciertos rubros que todavía no aumentan sus precios en dólares».

«Por ejemplo, yo espero que en el 2021 haya un incremento en servicios de educación, porque cuando tú ves cuánto se cobra aquí y comparas con lo que se cobra afuera, te das cuenta que aquí se cobra muy poco», prosiguió Henkel García.

Ambos especialista coincidieron en que hace falta una «subida» de todos los servicios básicos y que -además- serán los que impulsarán la inflación en dólares los próximos meses.

Hiperinflación para el 2021

«Hay un descenso la inflación interanual durante los últimos dos meses (del 2020) y la tendencia desde el inicio del año ha sido hacia el descenso. Es probable que para 2021 siga esa tendencia, pero todavía estaremos con una inflación alta, quizás salgamos de hiperinflación», señaló el director de Econométrica.

García resaltó que aunque «salgamos de hiperinflación, no nos libraremos de una inflación alta como hemos tenido todos los meses». «Un cierre entre 1.000; 2.000% es algo probable. Sin embargo, hacer proyecciones en Venezuela es realmente difícil», añadió.

Desde otra perspectiva Carlos Dorado Fernández aseveró que la inflación «es una historia que se repite año tras año».

«La inflación la dicta la tasa cambiaria, donde el Bolívar se devalúa continuamente. La inflación es una de las peores enfermedades que pueda tener cualquier economía del mundo. Pero la inflación no es una causa, es una consecuencia de muchos factores económicos», destacó el vicepresidente de Italcambio.

No obstante, Dorado Fernández advirtió que «somos un país, donde no hemos sabido diversificar nuestra economía para no depender únicamente de una sola variable, para recibir divisas: el petróleo, y cuya producción ha venido decreciendo, y aunado a esto, con unas sanciones internacionales».

«Esto hace que nuestros ingresos por divisas estén a unos niveles muy bajos, versus nuestras necesidades. Debido a que no somos autosuficientes en la mayoría de lo que necesitamos, lo que nos obliga a tener unos altos niveles de dependencia de las importaciones. Si a esto, le anexamos el factor confianza, la variable mas importante desde mi punto de vista a nivel económico, tenemos el coctel perfecto para crear el monstruo de la inflación, con todas sus consecuencias devastadoras para la economía de un país», concluyó el economista.

Sin duda alguna el futuro de Venezuela es incierto tanto para los expertos, como para la población en general. No obstante, lo único que podría quedar claro -incluso para los venezolanos- es que el país necesita un cambio de dirección económica para evitar que la catástrofe actual sea aún mayor.

Por tanto, si el régimen que gobierna en Venezuela no cambia las políticas -más allá de las flexibilizaciones permitidas- y abre paso a una posible dolarización en el país, Venezuela seguirá sumida en el desastre y los desequilibrios serán cada vez mayores.

Con información de RCTV

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí