Presidente argentino, Alberto Fernández

El presidente argentino, Alberto Fernández, firmó este jueves el decreto para la promulgación de la ley del aborto aprobada el 30 de diciembre pasado por el Senado, una normativa que, según el mandatario, permitirá crear una sociedad «un poco más igualitaria y un poco más justa».

Acompañado por representantes políticos y colectivos feministas, Fernández aseguró que con la ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE), la ley 27.610, el Estado estará presente para salvaguardar la salud «que la clandestinidad no garantiza».

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, promulgó este jueves la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que el Senado aprobó el pasado 30 de noviembre, y que permitirá que, a partir de ahora, puedan abortar sin restricciones hasta la semana 14 de gestación las mujeres mayores de 16 años que así lo deseen.

«Es un día de felicidad porque estamos haciendo una sociedad más igualitaria, debo confesar que es un día de alegría por algo más, porque cumplí mi palabra, hice campaña diciendo que iba a promover esto y hoy es ley», afirmó en el evento realizado en el Museo del Bicentenario.

El mandatario agregó que, para muchas mujeres, la ley representa la culminación de un tiempo de lucha. «Durante muchos años bregaron para que el aborto deje de ser un delito y obligue a exponerse a la clandestinidad con los riesgos que conlleva. En esa lucha hubo básicamente mujeres pero también hubo hombres», dijo frente a legendarias feministas que pelearon durante décadas por este derecho.

En ese sentido, recordó que él mismo, ya en 1985, convocaba a un curso en la Facultad de Derecho titulado «Aborto y la conveniencia de sus castigos», en el que trataba de decirles a los alumnos que las sanciones no eran la solución.

«La verdad es que las mujeres son las primeras víctimas de esa desigualdad, pero muchos hombres nos sentimos muy mal conviviendo con esa desigualdad, me parece que estamos dando un paso importantísimo para que esta sociedad sea un poco más igual», afirmó.

Por la equidad

También recordó que el año pasado, que fue el primero de su gobierno, se llegó a preguntar medio en serio y medio en broma, qué más le podía pasar, ya que había recibido el país con una profunda crisis económica, luego llegó la pandemia y después tuvo que sacar al país de la amenaza de cesación de pagos de la deuda externa.

«Y en el medio de todoesto, a ustedes se les ocurrió terminar con el patriarcado. Créanme que estoy muy feliz de estar poniéndole fin al patriarcado, es una gran injusticia que se ha vivido en la humanidad», afirmó.

El presidente celebró que la mujer o persona gestante que no desee continuar un embarazo pueda interrumpirlo, y que el Estado esté presente para garantizarle la salud que la clandestinidad le arrebata.

«Es llamativo que en el siglo 21 estemos discutiendo estas cosas. Nadie puede sentirse en paz consigo mismo viviendo en una sociedad sin igualdad. Todos somos seres humanos, todos tenemos capacidad de decidir, nadie pesa más por su sexo», dijo.

Fernández reconoció que quedan tareas pendientes como garantizar una educación sexual que ayude a prevenir embarazos no deseados, o terminar con muchas otras inequidades.

«Hoy empezamos a escribir otra historia para buscar más derechos en los desequilibrios que todavía existen. Esta batalla se va a terminar el día que las mujeres tengan el mismo salario que los hombres, cuando no haya discriminación y no pierdan el trabajo por estar embarazadas. Hay que cambiar en leyes y en la cabeza de la gente, pero ya empezamos a hacerlo», señaló.

En términos políticos, el presidente agradeció a las y los diputados y senadores de la oposición por el apoyo que dieron a la iniciativa.

«Hoy estamos haciendo una mejor sociedad, definitivamente. Estamos dando más libertades a las mujeres. Parece una frase, pero es un paso inmenso. Es una lucha colectiva donde las mujeres tomaron las banderas, tomaron las calles, reclamaron por derechos, y la lucha de hombres que apoyaron. A todas y a todos les doy las gracias», afirmó.

Emoción

Lea también: Papa Francisco en entrevista: el aborto es como un sicario que mata la vida humana

La ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, reconoció que este era un día muy emotivo e importante porque no solo se promulgó la legalización del aborto, sino la la Ley del Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia, mejor conocida como la Ley de los Mil Días, a través de la cual el Estado brindará programas sociales especiales a las mujeres durante sus embarazos deseados y en los primeros dos años de vida de sus hijos e hijas, bajo la premisa de respetar y apoyar tanto a las que eligen ser madres como a las que no.

«Estamos haciendo historia», resumió al advertir que este es un logro colectivo de los feminismos, del movimiento de mujeres y las diversidades, y de un gobierno que se comprometió con la lucha.

EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí