Orden de Predicadores fundada por Santo Domingo de Guzmán

Han pasado exactamente 800 años desde la muerte de Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores. Fray Gerard Francisco Timoner, Maestro General de la Orden: Santo Domingo es un santo intemporal, fuente de inspiración también para los hombres y mujeres de hoy

Es el 6 de agosto de 1221. Agotado por la fatiga, Domingo murió en el convento de Bolonia. Nacido en 1170 en Caleruega, España, dedicó su vida a las Sagradas Escrituras, a los pobres y a la oración. De joven se aplicó a sus estudios. Se encontraba en la ciudad de Palencia cuando, sacudido por la miseria y el sufrimiento causados por el hambre, vendió sus libros para ayudar a los pobres. Tras ser ordenado sacerdote, fue elegido canónigo del cabildo catedralicio de su diócesis natal, Osma. A principios de los años 1200, fundó la Orden de los Frailes Predicadores para difundir y defender, mediante el ministerio de la predicación, las verdades de la fe católica. La naturaleza específica de la Orden es resumida por Santo Tomás en la fórmula «contemplata aliis tradere»: transmitir a otros las cosas contempladas. El retrato de Santo Domingo se condensa en las palabras del Beato Jordán de Sajonia, su sucesor en la dirección de la Orden de Predicadores: «Inflamado por el celo de Dios y el ardor sobrenatural, por tu caridad sin límites y el fervor de tu espíritu vehemente», escribió el Beato Jordán de Sajonia, «te consagraste enteramente con el voto de pobreza perpetua a la observancia apostólica y a la predicación evangélica». Santo Domingo, contemporáneo de San Francisco de Asís, fue canonizado por el Papa Gregorio IX el 3 de julio de 1234.

Un signo de esperanza

En la Basílica de Santo Domingo de Bolonia, el miércoles 4 de agosto, el cardenal Matteo Maria Zuppi presidió la misa jubilar por el 800 aniversario de su muerte. También concelebró el Padre Gerard Francisco Timoner, Maestro General de la Orden. Como escribió elocuentemente el Papa Francisco en su carta a la Orden para conmemorar el octavo centenario del nacimiento a la vida eterna de Santo Domingo», subrayó Fr. Timoner en su homilía, «entre los títulos atribuidos a Santo Domingo, Praedicator gratiae, ‘Predicador de la Gracia’ destaca por su consonancia con el carisma y la misión de la Orden que fundó. «Este -añadió- es nuestro don a la Iglesia: la «gracia de la predicación» y la «predicación de la gracia», es decir, el anuncio de Dios, la Gracia increada, que se entrega a la humanidad. Al cultivar y compartir este carisma y misión, Domingo se convirtió en una verdadera Luz de la Iglesia». «En estos tiempos difíciles en los que la gente parece perder la esperanza, Santo Domingo nos ofrece spem miram, una esperanza maravillosa».

Tras las huellas de Santo Domingo

Hoy en día hay unos cinco mil dominicanos en 80 países. La familia religiosa incluye también a las monjas dedicadas a la vida contemplativa y a las hermanas dedicadas al apostolado. Entre los hijos ilustres de Santo Domingo se encuentran Santo Tomás de Aquino y Francisco de Vitoria, uno de los padres del derecho internacional. El camino tras las huellas de Santo Domingo serpentea entre los caminos del Evangelio y los del mundo. Esto es lo que dijo Fr. Gerard Francisco Timoner a Vatican News, subrayando que Santo Domingo es un santo «intemporal».

Después de ocho siglos, Domingo sigue siendo un santo completamente moderno…

Pensamos en Santo Domingo como un santo medieval, pero Santo Domingo es un santo «clásico», un santo intemporal, no porque se sitúe más allá de las vicisitudes de la historia. Sino porque se convierte en un acontecimiento de sentido en cada momento de la historia. Exactamente 300 años después de la muerte de Santo Domingo, Ignacio de Loyola lee las biografías de San Francisco y Santo Domingo. Y experimenta la gracia de la conversión. Si Domingo inspiró a un hombre que vivió cientos de años después de él para convertirse en santo. Entonces Domingo también puede ser una fuente de inspiración para nosotros hoy: Santo Domingo tiene algo que decirnos en estos tiempos.

Santo Domingo ha inspirado muchas otras historias de santidad…

La inspiración de Santo Domingo es amplia: tenemos a Santo Tomás de Aquino que dedicó su vida al estudio y también a servir a la Iglesia con su filosofía y teología. Tenemos a Santa Catalina de Siena y a santos como San Martín de Porres, Santa Rosa de Lima que predicaron con actos de misericordia. También tenemos al Beato Angélico, un gran pintor, y luego otros santos. Y así una santidad multiforme, en el signo de la riqueza de la santidad de Santo Domingo.

En la carta que el Papa Francisco les dirigió el pasado 24 de mayo con motivo del octavo centenario de la muerte de Santo Domingo, el Pontífice escribe que Domingo puede «servir de inspiración a todos los bautizados, llamados, como discípulos misioneros, a llegar a todas las «periferias» de nuestro mundo con la luz del Evangelio y el amor misericordioso de Cristo» ¿Cómo realizan los dominicos, en este tiempo también sacudido por la pandemia, su misión en las periferias, en las fronteras, no sólo geográficas?

Lea también: Hoy la Iglesia celebra el día de Nuestra Señora del Rosario

Tenemos hermanos y hermanas que trabajan en estas periferias, por ejemplo en la frontera entre la humanidad y la inhumanidad, en la frontera de la justicia y la paz. En todo el mundo tenemos hermanos y hermanas que trabajan en esta frontera. En Ginebra, en las Naciones Unidas, tenemos una oficina llamada «Dominicos por la Justicia y la Paz».

Vatican News

- Advertisement -
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí