Nabys Vielman el venezolano que conquisto las pasarelas de Nueva York
Nabys Vielman
- Advertisement -

La moda es el estado natural de Nabys Vielman. A este venezolano adoptado por Nueva York lo definen la elegancia y la creatividad. Además, ayudar a los otros le da sentido a su vida, de forma que el diseño y la filantropía se combinan perfectamente.

Vielman se ha abierto un espacio en el mundo de la moda en Nueva York, y lo ha logrado gracias a la voluntad de invertir tiempo en sus sueños. Así lo precisó en una entrevista al Diario Las Américas en la que se remontó a su infancia para contarnos sobre la aventura que ha sido su vida.

Nació en Mérida, pero con apenas un año y medio se fue con su familia materna a Maracaibo, estado Zulia, tras la muerte de sus padres, que se dedicaban al cultivo de café. “Comencé a soñar que iba a ser arquitecto. A los 10 años hice una maqueta de un teatro con mil sillas y gané un premio. Era como un juego, pero me lo tomaba en serio”, recordó el diseñador, que siempre llevaba “un exacto, la navaja que usan los arquitectos para hacer maquetas”.

Estudió en un colegio “enfocado en el encuentro del hombre con el arte” y pertenecía al coro Los niños cantores de Zulia. Los valores que aprendió durante sus estudios fortalecieron su pasión por la filantropía. “Me encanta ayudar a la gente y lograr cambios sociales en las comunidades”, resaltó en ese sentido.

- Advertisement -

Durante la secundaria, destacó por sus aptitudes en la producción de audiovisuales, realizó estudios de Filosofía y más tarde estudió Comunicación Social.

Un accidente maravilloso

“Llegar a la moda fue un accidente maravilloso”, relató el diseñador. En 1985, uno de sus hermanos le regaló un trozo de piel. A Vielman se le ocurrió hacer cinturones. “Me fui a un lugar que se llama El Tacón, en Maracaibo. Me quedé horas en la tienda aprendiendo. Me emocioné. Ese fue mi primer encuentro con el mundo de la moda”, añadió.

Después de que le compraran los cinturones en la universidad y sus diseños se hicieran populares, un distribuidor le pidió un encargo de 357 piezas. “A los tres meses me pagó y me compré mi primer carro de contado, un Fiat rojo. En ese carro empecé a viajar por varias ciudades, buscaba las mejores tiendas de la ciudad y comencé a vender”, sumó.

De los cinturones pasó a decorar vestidos con aplicaciones en cuero, al tiempo que estudiaba hasta la madrugada para aprender cómo se cortaba un vestido, qué telas se usaban. “La dueña de la mejor tienda de mi ciudad, que vendía marcas francesas, quedó encantada y me pidió crear una colección. Esta fue una oportunidad tremenda”, dijo Vielman.

Como miembro del Rotary Club de Maracaibo, comenzó a organizar eventos y creó su primera compañía, Vielman Designs, en 1987. Inauguró una boutique y presentó su primera colección en un desfile en el Hotel Intercontinental. “Fue aquello como un fiestón y yo solo era un muchachito de 21 años”, agregó entre risas.

“En 1990 inauguramos una tienda. A partir de ese momento comienzo a presentar mis colecciones en Caracas, donde abrimos una boutique en 1992. Y en 1995 decido vivir en Nueva York. Era un sueño y lo iba a intentar”. Con 26 años abrió un atelier en la Gran Manzana y comenzó “una época de muchísimo aprendizaje”.

Algunos de sus desfiles en Venezuela en esos años involucraron a la Orquesta Sinfónica de Maracaibo en espectáculos de gran envergadura, con decenas de músicos, bailarines y modelos. Unido a estas exitosas presentaciones, lanzó un proyecto editorial y en el 2000 organizó “la primera semana de la moda de suramérica, Maracaibo Fashion Week”, donde participaron marcas como Dior, Loewe y Christian Dior.

Asimismo, aquel niño que alguna vez soñaba con ser arquitecto, y que había hecho una maqueta con la casa de sus sueños, decidió hacerla realidad en 2006, “inspirada en el rectángulo y basada en mi recuerdo de la infancia”. Como subrayó, esta casa ha sido premiada por su ingenioso diseño.

Nueva York, su hogar

En 2008 lo secuestraron. “Fue muy duro, casi me mataron”, narró Vielman, quien vio cómo su país se abocaba a una crisis. Así que decidió instalarse en la llamada capital del mundo. “Fui a NY en 2015 porque ese siempre fue el sueño de mi vida. Aunque en 2016 presenté mi primera colección en Wynwood, Miami, e hice mi primer atelier en Brickell Key, mi meta era Nueva York”, indicó.

Lea también: Miss Birmania no podrá regresar a su país por denunciar represión militar desde el Miss Universo (+Fotos)

Desde entonces, su marca se asentó con más fuerza en el panorama de la moda. Tras ser invitado a participar en el NY Fashion Week en 2019, un sueño le dio la idea para su nuevo proyecto.

“Me desperté y vi en mi cabeza la película de un desfile por las calles de Nueva York. Escribí y logré que me dieran los permisos. Fue un desfile inclusivo, en plena 5ta avenida. Los modelos pasaron por la Biblioteca Pública de NY, luego por Bryant ‘s Park y Times Square”, rememoró Vielman.

Diario Las Américas

- Advertisement -
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí