Migrantes venezolanos
Migrantes venezolanos
- Advertisement -

Cuando Antonio se unió a las manifestaciones antigubernamentales en Venezuela hace cinco años para protestar contra los apagones diarios y las largas filas para pedir comida, esperaba formar parte de un movimiento para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

En cambio, Maduro se ha mantenido en el poder y Antonio sufrió años de amenazas y extorsión por parte de la policía como represalia, dijo. En abril, después de un sexto intento de extorsión, se unió a un número creciente de venezolanos que huían al norte de Estados Unidos.

“Después de años de amenazas de muerte y vivir con miedo constante, tuve que irme”, dijo Antonio por teléfono desde la casa de su hermano en Miami, Florida, pidiendo no usar su nombre real porque temía que su familia en Venezuela pudiera ser amenazada. “También era cada vez más difícil conseguir comida. Mis padres estaban sufriendo y llegas a un punto de ruptura, especialmente con los apagones (de electricidad) constantes”.

Un número récord de venezolanos ha intentado cruzar la frontera entre Estados Unidos y México en los últimos meses, algunos gracias a la rápida adaptación de las redes de contrabando.

- Advertisement -

Expulsados ​​de su tierra natal por una profunda crisis económica y lo que muchos han descrito como represión política, a menudo se establecieron inicialmente en otros lugares de América Latina. Pero a medida que la pandemia de coronavirus ha provocado una creciente inestabilidad económica en la región y ha aumentado el resentimiento hacia los migrantes venezolanos, algunos han decidido probar suerte en Estados Unidos.

Más de 17.000 venezolanos llegaron a la frontera sur de Estados Unidos en los últimos ocho meses, más que en los 14 años anteriores combinados, según datos de la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos. Muchos esperan solicitar asilo.

Eso forma una parte pequeña, pero creciente, de los 900.000 migrantes arrestados o expulsados ​​por funcionarios estadounidenses en la frontera sur desde octubre, la mayoría de ellos de Centroamérica o México.

Antonio dice que cruzó la frontera de Estados Unidos en mayo, luego de pagar $ 4,000 en costos de viaje y tarifas a los contrabandistas. Recaudó el dinero, una fortuna en Venezuela, con la ayuda de familiares en otros países.

Lea también: Unión Europea desestimó recursos interpuestos: mantiene sanciones contra funcionarios venezolanos

Antonio tomó un autobús a la capital colombiana, Bogotá, desde donde voló a la ciudad turística mexicana de Cancún. Un contrabandista venezolano de Maracaibo, la ciudad natal de Antonio, lo ayudó a pasar a las autoridades mexicanas.

En Mexicali, le pagó al contrabandista $ 800 para que lo llevara a Arizona, donde se entregó a la patrulla fronteriza y fue retenido en un centro de detención de migrantes durante seis semanas antes de ser liberado para esperar su audiencia de asilo.

“En los pasos fronterizos en este momento hay muchos venezolanos, pero también hay muchos traficantes venezolanos, por lo que no fue difícil encontrar uno”, dijo Antonio.

Reuters

- Advertisement -
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí