Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela

 La Iglesia en Venezuela celebra el 369º aniversario de la aparición de la Santísima Virgen María en Guanare, al nativo cacique Coromoto y a su esposa, ambos de la tribu de los Cospes. Con aquél gesto, la Madre de Dios miró con especial amor este país, mostrándose ante los nativos de estas tierras para enseñarles cómo obtener la gracia de la salvación y entrar en el misterio divino de la fe.

Hablándoles en su idioma, la “Bella Señora”, como la describieron los aborígenes, les pidió recibir el sacramento del bautismo, diciéndoles “Vayan a casa de los blancos y pídanles que les echen el agua en la cabeza, para así poder ir al cielo”. Es esto lo que hace a Nuestra Señora de Coromoto la patrona de la fe, que muestra que la salvación no es solo para algunos sino para toda la humanidad, sin distinción de raza u origen, solo fijándose en el corazón que se reconoce necesitado de Dios.

La Virgen de Coromoto es también patrona de la familia, pues es la única advocación que se manifiesta ante una; en otra de sus apariciones, se muestra al Cacique Coromoto, su esposa, su cuñada y su sobrino, en símbolo de que aquél que recibe el mensaje de la salvación, no solo debe reproducirlo a otros, sino introducirlo en su hogar y testimoniarlo junto a los suyos.

En Nuestra Señora de Coromoto se encuentra el reflejo de la mirada amorosa de Dios. María se ha quedado con el pueblo venezolano, no solo siendo vista por aquellos indígenas, sino plasmando su imagen en un pergamino que aún hoy se venera como un milagro con mucho por descubrir.

Lea también: Venezuela renovó este jueves su consagración a Jesús Sacramentado y la Virgen de Coromoto

Tanto amó María estas tierras venezolanas, que, sin vacilar, quiso quedarse para siempre en ellas. Vestida de humildad, María esperó paciente por la conversión del Cacique Coromoto, tal como hoy continúa esperando que el pueblo venezolano vuelva sus ojos hacia ella en los tiempos difíciles y se apoye en ella como la madre amorosa que atiende las súplicas de sus hijos y que, como abogada de la paz, intercede ante Dios por el bienestar de Venezuela.

ORACIÓN

¡Oh, Madre querida de Coromoto!

Tú que has acompañado el nacimiento y el desarrollo de nuestra historia patria, venimos a tus plantas a consagrarnos como pueblo, como nación que te reconoce como Madre y a decirte que somos tuyos.

Queremos colocar muy cerca de tu corazón nuestras necesidades, deseos, luchas y logros.

En este momento de nuestra historia, te pedimos que mires a estos tus hijos que caminan en valle de lágrimas y consuélalos mostrándonos siempre a tu Hijo.

Te consagramos nuestra  Patria Venezuela, con todos sus hijos, con sus familias, con los que sufren y son olvidados.

Enséñanos, Virgen llanera a llevar dentro de nosotros a tu Hijo con el mismo amor y adoración con que tú le llevaste.

Que esta especial consagración nos haga hijos más fieles a la Iglesia, a sus pastores y ministros.

Muéstrate como Madre, como la bella Señora del río Tucupido, a todos cuantos están alejados.

Recibe, Virgen de Coromoto, nuestra consagración y sostén nuestros propósitos de vivir como discípulos y misioneros de Hijo a fin que podamos llevar a plenitud nuestra vocación bautismal dando así gloria a la Santísima Trinidad.

AMEN

Prensa CEV

- Advertisement -
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí