Mujeres emprendedoras

Que seas mujer, madre o ama de casa no impide que puedas comenzar tu propio negocio desde casa.
Durante muchos años se ha pensado que las mujeres no son capaces de emprender. Pero en la actualidad este pensamiento se ha transformado.
Hoy en día existen muchos negocios rentables que una mujer como tú puede emprender.
Incluso, se ha demostrado que hay negocios que son exclusivamente para mujeres. Es decir, que tienen mejores habilidades que los hombres.
Así que si eres madre y no quieres dejar de cuidar a tus hijos, pero al mismo tiempo quieres producir. Este artículo es para ti.
Si por el contrario no eres madre, pero buscas ser una mujer independiente, también será de gran utilidad.
Recuerda que ser mujer no es un impedimento para ser emprendedora y muy exitosa. Todo lo contrario.
Aquí te enseño las mejores ideas de negocios rentables para que no dejes tu rutina a un lado y al mismo tiempo, puedas producir dinero para tus hijos y para ti.
Iniciar un negocio no es fácil, pero tampoco imposible.
¿Cómo saber cuál es el mejor negocio para mi?
1.- Descubre lo que te apasiona
Si emprender es difícil… Imagínate hacerlo con algo que te desagrada o que no conoces bien.
No se trata simplemente del dinero que vas a ganar, aunque sin duda alguna es un factor importante.
Muchas veces, existen negocios que están de moda y que ciertamente, podrían darte la cantidad de dinero que tanto has deseado.
Pero la verdad es que una vez que pasen de moda, el negocio no podrá mantenerse con vida. No es rentable.
También existe el caso de que como una amiga cercana ha tenido éxito en su nuevo negocio, tu quieras hacer lo mismo. Grave error.
La clave está en descubrir lo que te apasiona, lo que te gusta y disfrutas hacer.
2.- Identifica tus habilidades, conocimientos e intereses
Ya que sabes lo que te apasiona y lo que te interesa, es hora de que identifiques lo que sabes hacer.
No todo el mundo tiene las mismas habilidades o conocimientos. Esto determina el tipo de negocio que podrías emprender desde casa.
Si eres hábil para hacer algo, significa que tienes los conocimientos para hacerlo con facilidad y destreza.
Y si además de tener la habilidad, tienes también conocimientos más profundos, es hora de que aproveches y lo conviertas en tu nuevo negocio.
Lo mejor es hacer una lista con tus habilidades o conocimientos, junto con tus intereses.
Si tienes las habilidades para hacer lo que te interesa y apasiona… ¡Vas muy bien!
3.- Conoce los riesgos que puedes correr
No por ser un negocio desde casa significa que no correrás ningún riesgo.
Si bien es cierto que son menores que en un negocio físico, no estarás exenta de ellos. Por eso es necesario que los conozcas sea cual sea el negocio que deseas iniciar.
Siempre tendrás que estar dispuesto a correr riesgos.
La clave está en que los riesgos que corras no sean demasiados. No deben superar a los que estés dispuesta a asumir.
Algunos riesgos pueden ser que no recuperes el dinero que decidiste gastar para comenzar.
O también que inviertas más tiempo del que pensabas y al final, sea una pérdida de tiempo.
Todo puede pasar, por eso es importante que conozcas los riesgos que estás dispuesto a correr y te pongas límites.
4.- Piensa en lo que quieres obtener
Aquí es donde hablamos de una de las cosas más importantes.
Como mujer, madre y ama de casa, no cabe la menor duda de que deseas darte tus gustos y comprar lo que deseas para ti y tu familia.
Para eso solo bastará un negocio que produzca dinero extra.
Por el contrario, si buscas mantener a una familia, es posible que debas emprender un negocio que te genere mayores beneficios.
Para cualquiera que sea tu objetivo, debes responderte ciertas preguntas (sí, otra vez).
Se que puede resultar tedioso, pero es la única manera de saber cuál es el mejor negocio para ti.
Lea también: Tres ideas para empreder tu propio negocio desde la casa
5. Decide qué negocio quieres emprender
Ahora sí, llegó la parte más esperada… ¡Decidir qué negocio emprenderás desde casa!
Ya has descubierto lo que te apasiona y ya sabes qué ideas de negocio podrían resultar bien (gracias a tu lista de intereses y habilidades en común).
Además, conoces los riesgos y las ganancias que deseas obtener, dejando a un lado aquellos que no te convenían.
Eso significa que ya estás lista para ser una verdadera mujer emprendedora.
Para terminar de decidirte, debes de tomar en cuenta las respuestas de todas las preguntas que te has hecho y las opciones que has descartado.
Te deben de quedar pocas opciones, así que la tarea será mucho más sencilla que cuando comenzaste.
En este punto solo debes escoger el que te parezca mejor. Usa tu intuición para decidir cuál sería el negocio perfecto para ti.
Una vez que hayas decidido, solo deberás ponerte en marcha. ¡No pierdas ni un minuto más!
Gananci.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí