Humoristas venezolanos se reinventan

El mundo del entretenimiento se ha visto fuertemente golpeado desde la llegada del covid-19. Sin embargo, la necesidad humana de reírse prevalece, haciendo que los comediantes se reinventen y sigan haciendo stand up comedy e improvisación teatral.

E l humor es una de las armas del alma en su lucha por la supervivencia”, dijo Viktor Frankl, el famoso psiquiatra que sobrevivió haber estado en un campo de concentración en el Holocausto nazi, en su libro El hombre en busca de sentido. Y Sofía González, comediante graduada del Diplomado de Humor en Stand Up Comedy, afirmó estar de acuerdo.

“Históricamente, la comedia funciona como una vía de escape para concentrar la mente en cosas positivas (…)La risa ayuda a liberar tensión en las personas que disfrutan de la comedia y ayuda a drenar a quienes la practican”, explicó González en entrevista para El Diario

Ana Luisa Ces, comediante mejor conocida en Instagram como Soy la señora Ana, aseguró que “hacer comedia de tus dramas personales ayuda a que exorcices esos problemas”.

“Burlarte de tus problemas ayuda a otros a reírse también de sus propios dilemas, y a darse cuenta de que no son los únicos en esa situación. En este país por ejemplo, muchos sufrimos de las mismas cosas”, dijo.

Federico Santelmo es comediante “de toda la vida” según él. En entrevista para El Diario sostuvo que la comedia es “un recurso invaluable en estos momentos difíciles”. Para él, las personas que tienen como propósito hacer reír a los demás: «Llevan una luz en tiempos de oscuridad”.

Y más en cuarentena. En tiempos de pandemia, los comediantes también tuvieron que migrar a lo virtual para seguir ejerciendo su arte de sacar sonrisas.

Andrea Morgado, miembro de Improvisto en Caracas, explicó que la filosofía de este grupo de actores es “aceptar y sumar”. Esto quiere decir que ellos deben aceptar las propuestas de sus compañeros en escena y agregarle algo para seguir creando juntos.

Para la actriz, esta filosofía es aplicable a la vida. “Si llegó una pandemia, no te queda de otra que aceptarla y jugártela”, opinó.

365 videos para reír con ganas

Ana Luisa Ces hace comedia desde hace 10 años.

Para ella, las redes sociales “ayudan a democratizar la posibilidad de mostrarse al mundo, sobre todo en un país donde no hay medios de comunicación en los cuales uno pueda incursionar”.

Pero fue gracias al consejo de un amigo que Ces se atrevió a hacer un video diario de comedia durante la pandemia y publicarlo en su Instagram.

Confesó que no era muy experta con la tecnología y que le daba terror pararse frente a la cámara a grabar, pero para ella “era como si me hubieran dado un propósito”.

Contó con emoción que a medida de que iba publicando los videos, cada vez se iban sumando más personas que los veían e interactuaban. Los likes y los comentarios comenzaron a llegar con más frecuencia a su cuenta de Instagram.

“La reacción de la gente fue increíble, entonces encontré mi motivación para hacer un video diario», explicó para El Diario, agregando que al ser una persona responsable, es fácil cumplir para ella la meta de publicar todos los días un nuevo video.

“De hecho, el 16 de marzo me grabé picándole una torta a la cuarentena porque ya estábamos cumpliendo un año de esto, y yo el 16 de marzo de 2020 hice mi primer video”, contó con emoción.

Ces declaró que está segura de que la comedia ha ayudado durante la pandemia no solo a las personas que la consumen, sino también a aquellos que la practican.

“Yo soy una persona que cree que regalar risas es un acto de generosidad y que cuando tú das, inevitablemente recibes algo a cambio. Entonces, yo hago humor con amor y como es desde el bien, recibo bien. Es como una ola de bienestar”, comentó.

Recordó con emoción un momento donde, durante el 31 de diciembre de 2020, una señora que se había convertido en una fiel seguidora de sus videos cómicos, le mandó una nota de voz. Cuando Ces empezó a escucharla, no podía creer lo que estaba pasando.

“La señora y yo no nos conocemos, pero me estaba dando las gracias por mis videos porque eran su manera de distraerse y reírse mientras le hacían la quimioterapia. Por supuesto, yo partí a llorar cuando me dijo eso”, contó, conmovida. Aseguró que cuando le han dado las gracias por su cuenta y su contenido, ella les escribe de vuelta diciendo: “gracias a ustedes por estar ahí”.

Ces explicó también que el feedback ha cambiado y ella ha tenido que acostumbrarse a eso. “La comedia se hace en tarima, uno se para, cuenta un chiste y ve la reacción de la gente y sabes si lo estás haciendo bien o no”.

Pero en pandemia es complicado. Cuando hacía espectáculos de comedia en línea y dejaban los micrófonos abiertos siempre había alguien que interrumpía, y si los cerraban todos, no sabía si del otro lado alguien se reía. Aprendió a ver el chat y que un “JAJAJAJA” o un “Qué buen chiste” era un grandioso feedback.

“Cuando empezaron a abrir los espacios y me presenté en Pizpa, me dijeron ‘te guardamos las capturas de pantalla del live’ para que veas los comentarios”, confesó, acotando que le parecía que era una experiencia un tanto bizarra.

Pero está feliz de poder seguir haciendo comedia. Ahora también hace caricaturas cómicas en su Instagram y le pide perdón a la humanidad por “haber pedido un momento como el del apagón nacional de 2019 pero con luz. Yo lo quería solo para mí, pero lo manifesté tan bien que le cayó a todo el mundo”, bromeó, asegurando que pandemia o no, ella seguirá haciendo comedia con la misma emoción.

Sketchs de comedia caseros 

“Puedo decir que 2020 ha sido un año definitivamente transformador”, aseguró Federico Santelmo, luego de contar que consiguió trabajo y novia durante este año.  Su comedia también se transformó.

Desde el años 2013 ha estado envuelto en el mundo del espectáculo, entre la comedia y la improvisación teatral. A partir de esa fecha, no ha abandonado el arte de actuar.

Pero la pandemia casi puso en pausa su carrera.

A comienzos de 2020 estaba iniciando un proyecto de sketchs de comedia. Había creado junto a algunos colegas un grupo de comediantes, guionistas y estaban a punto de empezar a grabar cuando el gobierno nacional decretó la cuarentena en marzo del año pasado.

“Nos tocó reinterpretar todo. Generamos nuevos guiones que estuvieran enmarcados en esta nueva realidad”, explicó para El Diario, agregando que a los comediantes del grupo les tocó a cada uno grabar desde sus casas con los equipos que tuvieran.

“Creo que descubrimos cosas mucho más cómicas e interesantes debido a esto”, señaló. Los sketchs pueden verse en la cuenta de Instagram @eskechou.

Para Santelmo, la comedia tiene una función básica que es el entretenimiento. Pero para él, la buena comedia va más allá.

“Te obliga a pensar, te hace cuestionarte cosas y lograr una reflexión, así sea de nuestros comportamientos más pequeños”, opinó. Para el comediante, recursos como la exageración de situaciones, por ejemplo una discusión de pareja, puede no solo llevar a muchos a sentirse identificados sino que también puede generar un cambio de dinámica.

“Para mí, ese es el verdadero valor de la comedia. Poder resaltar realidades -individuales, relacionales o de la sociedad- y que la conversación genere movimiento”, afirmó.

Sin embargo, sostuvo que las redes sociales son un arma de doble filo. En su visión, el comediante se ve beneficiado por la mayor difusión de su contenido y el gran alcance que puede generar e ir incrementando.

“Pero a la comedia, por otro lado, a veces no le ayuda en lo absoluto”, indicó.

Para él, hay personas que la audiencia que han creado en sus redes “quizás le dan mala fama a la comedia”, por el contenido que generan.

“Un chiste que quizás fue creado para cierta audiencia en un bar o un teatro, se descontextualiza en las redes y termina de alguna manera ofendiendo a la gente. Y la comedia sufre, no porque sea necesario ofender, sino porque quizás el propósito de ese chiste en particular se pierde por completo”, ejemplificó.

No obstante, Santelmo señaló que el balance es positivo. Las redes sociales ayudan a conectar a las personas, desde relacionarse directamente con otros comediantes hasta conseguir contactos valiosos en la industria.

Y sobre todo en pandemia, es necesario mantenerse conectados. Al preguntarle qué le recomendaría a otros comediantes en esta época, contestó diciendo “no paren de hacer comedia. Creo que eso es lo que mantiene la llama viva”.

Talleres en línea y 15 años de improvisación teatral

“La pandemia nos regaló momentos maravillosos para la comedia”, aseguró Andrea Morgado.

Explicó que muchas de las situaciones vividas en la cuarentena fueron grandes fuentes de humor.

«Desde aprender a usar Zoom y sus traspiés como hablar con el micrófono apagado, dejarlo encendido, no saber manejar la cámara, u otras situaciones como dedicarse a cocinar, hacer ejercicio de manera rutinaria, clases en línea, hasta juegos como Among Us, Parchís, o videos de la red social Tik Tok e Instagram Lives fueron usados para sus chistes. «.

Lea también:  Más de cuatro mil venezolanos se han desplazado a Colombia por enfrentamientos en Apure (+Videos)

 “Estoy segura de que todos nos sentimos identificados con alguna de estas actividades y seguro tenemos alguna anécdota ridícula al respecto, pues ahí hay comedia”, señaló Morgado para El Diario.

“Yo fui de las que dejó el micrófono de Zoom abierto en plena clase y todos escucharon a mi mamá diciendo “tu tía tiene un queso para nosotros”, agregó, divertida.

La actriz ha estado haciendo improvisación teatral desde agosto de 2018. Con un diplomado en improvisación teatral en la Escuela de Humor, quedó oficialmente en el elenco de Improvisto en julio de 2019.

El Diario

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí