En medio de humo, comienza clasificación en Australia

El aire fue considerado peligroso para tener actividad al aire libre y fue descrito como la peor calidad del aire en el mundo. Para los tenistas profesionales, sin embargo, se determinó que está bien para jugar.

Una espesa bruma cubre a la ciudad de Melbourne, con el humo de los devastadores incendios fluyendo sobre el sureste de Australia. La mañana del martes, las partículas de aire alcanzaron el nivel más alto de los seis en la escala que va de bueno a peligroso, antes de caer a la segunda peor categoría: muy mala.

Mientras que de manera constante se emiten alertas de salud pública, varios jugadores luchan por acceder al cuadro principal del Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la década.

“Es una nueva experiencia para todos nosotros, cómo manejar la calidad del aire y entonces tenemos que escuchar a los expertos”, dijo el director del torneo Craig Tiley.

El jefe de la oficina de Salud Pública del estado de Victoria, Brett Sutton dijo que “en la noche alcanzó el peor nivel del mundo en Melbourne”.

La nociva bruma provocó falsas alarmas en miles de detectores de humo. Las condiciones mejoraron con el incremento de la temperatura, pero predicen que la mala calidad del aire se mantendrá hasta el miércoles en la noche.

Equipos de monitoreo fueron instalados en varias zonas del Melbourne Park, y los organizadores del Abierto de Australia han elaborado una política de calidad del aire para los jugadores. Consultarán con médicos expertos, la oficina meteorológica y científicos de la Autoridad de Protección Ambiental para determinar si es inseguro para jugar, comentó Tiley. Los partidos podrían ser cancelados si los médicos aconsejan que las condiciones son inseguras.

El profesor Yuming Guo, encargado de la Unidad de Investigación de la Calidad del Aire de la Universidad Monash en Melbourne, recomendó que el torneo cambie de fecha o que sólo se dispute bajo techo.

“Completamente. La situación es seria en este momento en Melbourne”, dijo Guo a The Associated Press en una entrevista telefónica. “Los bajos niveles en la calidad del aire pueden ser peligrosos para la salud del ser humano… entonces los altos niveles en Melbourne pueden resultar muy serios para la salud personal.

SDW/AP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí