Un gran modelo de negocio nace de la habilidad de emprender apoyándose en unos cimientos sólidos

En muchas ocasiones persiste la idea de que emprender y autoemplearse es lo mismo, cuando en realidad son términos opuestos.

La acepción más importante del término emprender es; La cualidad para poder comenzar una actividad, con vistas a largo plazo, superando con éxito las adversidades que puedan aparecer durante el camino. Mientras que podríamos definir el autoempleo, como la capacidad de generar un rendimiento económico, a corto plazo, a través de la productividad personal del individuo.

Un gran modelo de negocio nace de la habilidad de emprender apoyándose en unos cimientos sólidos. Esta empresa deberá ir encontrando la forma de optimizar al máximo su rendimiento y deberá adaptarse para conseguir dominar su entorno. Por este motivo, algunas de las cualidades básicas que reúne un emprendedor serán: pasión, perseverancia, ingenio y creatividad, entre otras.

El emprendedor que presente estas habilidades personales, estará cualificado para generar el mecanismo para obtener grandes beneficios además conseguirá que los clientes lo busquen para demandar su producto o servicio. Por otra parte, una persona que opta por autoemplearse siempre estará produciendo y no podrá dedicar el tiempo suficiente a realizar una búsqueda creativa para diferenciar su negocio. Por lo tanto no va a poder introducir en su empresa nuevos métodos para producir de una manera más efectiva, ni tampoco podrá dedicar el tiempo necesario en la búsqueda de nuevos mercados o en la mejor forma de comunicarse con sus clientes.

Debemos matizar que el autoempleado considera que su formación es necesaria para desarrollar su actividad productiva o, en todo caso, intentará profundizar sus conocimientos en un campo específico. Sin embargo, el emprendedor está en continua formación sobre diversas áreas, ya que debe estar atento a nuevas tendencias de cualquier ámbito.

Un gran autoempleado puede contratar otro empleados para que realicen tareas complementarias a las suyas, pero nunca para suplir su puesto. Mientras que un gran emprendedor está dispuesto a contratar a cualquier persona que considera estar mejor preparada que él en un sector específico, aunque esto suponga otorgar a un desconocido un puesto de gran responsabilidad en su empresa.

Lea tambiénTendencias para emprender durante los próximos 15 años

En conclusión, mientras que el autoempleo sirve para que la persona pueda generar beneficios para su subsistencia y lo esclaviza porque sin su propio trabajo la empresa no funcionaría. La figura del emprendedor consigue planificar un sistema para que su empresa pueda funcionar correctamente aunque él no esté presente por un corto periodo de tiempo, por lo tanto tiene mayor libertad.

Recuerda que emprender pueden muy pocos, mientras que autoemplearse está al alcance de cualquiera.

UniMooc

- Advertisement -
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí