El Migrante es mi hermano: reflexiones desde la Fratelli Tutti del Papa Francisco
El Migrante es mi hermano: reflexiones desde la Fratelli Tutti del Papa Francisco

Por Elvy Monzant

Ponencia en la XIV Semana de la Doctrina Social de Iglesia, organizado en la Arquidiócesis de Maracaibo

 Los pies de Noelia, Edwin, Carlos, John Jairo, Olivia, Miguel Ángel, José Manuel, Jackeline, Eva, así como los de millones de Migrantes están cansados de tanto andar y desandar los caminos de la migración en América Latina y El Caribe.

Son pies fuertes, ágiles, pero duelen, están heridos por kilómetros de carreteras, por los miedos, las frustraciones e incertidumbres que han marcado sus pasos desde que salieron del país que los vio nacer y crecer.

En América Latina presenciamos innumerables atentados contra la vida y la dignidad de las grandes mayorías de nuestro continente. La miseria, el hambre, la violencia, la exclusión, el desempleo, la falta de oportunidades, particularmente para los jóvenes, la persecución política, los grupos armados, junto con graves atentados contra la Casa Común, se convierten en fragantes negaciones al Plan de Dios. Al respecto el papa Francisco afirma: “Cada vez con mayor frecuencia, las víctimas de la violencia y de la pobreza, abandonando sus tierras de origen, sufren el ultraje de los traficantes de personas humanas en el viaje hacia el sueño de un futuro mejor”.

No pocos mueren en las carreteras, los desiertos y en el mar, intentando llegar a un nuevo destino. Recordemos la reciente tragedia del naufragio en Guiria o de los Migrantes guatemaltecos asesinados y calcinados por la policía en México. En Venezuela casi seis millones de hermanos y hermanas nuestros se han visto obligados a huir de la crisis humanitaria que nos azota, lo cual representa el éxodo más grande a historia de América Latina y el segundo del mundo, superado solo por Siria que lleva años en una cruenta guerra.

Venezuela se encuentra entre los tres países con más solicitantes de Refugio en el mundo entero. 2 En el contexto actual signado por la pandemia de COVID19, los migrantes son una población particularmente vulnerable. Muchas calles, plazas y parques de las principales ciudades de América Latina albergan migrantes que viven a la intemperie lo cual los expone gravemente a contraer el virus.

Todos hermanos y hermanas A finales del 2020 el Papa Francisco regaló a la humanidad una nueva Encíclica Social, la Fratelli Tutti, en la cual afirma que “Todo ser humano tiene derecho a vivir con dignidad y a desarrollarse integralmente, y ese derecho básico no puede ser negado por ningún país. Lo tiene aunque sea poco eficiente, aunque haya nacido o crecido con limitaciones, porque su inmensa dignidad como persona humana, no se fundamenta en las circunstancias sino en el valor de su ser “(FT 107). Para Francisco la pandemia “dejó al descubierto nuestras falsas seguridades y evidenció la incapacidad de actuar conjuntamente” (FT 7).

Dice que el coronavirus demostró que “a pesar de estar hiperconectados existe una fragmentación que vuelve más difícil resolver los problemas que nos afectan a todos” (FT 7). En su nueva Encíclica social el Papa Francisco nos invita a desarrollar una consciencia de que una tragedia global como la pandemia de Covid-19 despertó durante un tiempo la consciencia de ser una comunidad mundial que navega en una misma barca, donde el mal de uno perjudica a todos. Recordamos que nadie se salva solo, que únicamente es posible salvarse juntos”.

Para el Papa “La pobreza, la decadencia, los sufrimientos de un lugar de la tierra son un silencioso caldo de cultivo de problemas que finalmente afectarán a todo el planeta” (FT 137).

En su nueva Encíclica Francisco describe desde su corazón de Pastor los principales atentados contra la vida frágil y amenazada que tiene lugar en los contextos mipgratorios. Destaca el Vicario de Cristo que “las migraciones hoy están afectadas por una pérdida del sentido de la responsabilidad fraterna, sobre el que se basa toda sociedad civil” (FT 40). 3 Denuncia la Fratelli Tutti que “Traficantes sin escrúpulos, a menudo vinculados a los cárteles de la droga y de las armas, explotan la situación de debilidad de los inmigrantes, que a lo largo de su viaje con demasiada frecuencia experimentan la violencia, la trata de personas, el abuso psicológico y físico, y sufrimientos indescriptibles” (FT 38).

Es importante destacar que la tendencia tanto de los gobiernos llamados de derecha como en los de izquierda, es a desarrollar políticas antimigrantes: “Tanto desde algunos regímenes políticos populistas como desde planteamientos económicos liberales, se sostiene que hay que evitar a toda costa la llegada de personas migrantes” (FT 37), apunta Francisco. Prevalece “ la tentación de hacer una cultura de muros, de levantar muros, muros en el corazón, muros en la tierra para evitar este encuentro con otras culturas, con otras personas”, dice el Papa. Algunos muros son de concreto como el que se empeñó en construir el ex Presidente Trump en la frontera con México, pero otros muros son la solicitud de visas con requisitos cada vez más difíciles de conseguir, la exigencia de documentos apostillados, pedir a los Migrantes en los puntos fronterizos que demuestren tener una cantidad de dólares que escapa totalmente de sus posibilidades.

 Todas estas son formas diversas de disfrazar que en realidad no desean que los Migrantes pobres entren a sus países, porque los ricos, los políticos poderosos esos sí son acogidos. Por otra parte, según el Papa tristemente ha crecido la xenofobia. “Los migrantes no son considerados suficientemente dignos para participar en la vida social como cualquier otro, y se olvida que tienen la misma dignidad. Nunca se dirá que no son humanos pero, en la práctica, con las decisiones y el modo de tratarlos, se expresa que se los considera menos valiosos, menos importantes, menos humanos” (FT 39). Todas estas realidades son reflejo del predominio en la humanidad de los que el Papa Francisco ha llamado la Cultura del descarte. 4

Las propuestas de Francisco: En la Fratelli Tutti el Papa además de visibilizar los diversos atentados contra la vida y la dignidad de las personas en Movilidad también presenta algunas propuestas concretas: En primer lugar el Vicario de Cristo subraya que es necesario reafirmar “el derecho a no emigrar, es decir, a tener las condiciones para permanecer en la propia tierra” (FT38).

Al respecto afirma el Sucesor de Pedro: “Es verdad que lo ideal sería evitar las migraciones innecesarias y para ello el camino es crear en los países de origen la posibilidad efectiva de vivir y de crecer con dignidad, de manera que se puedan encontrar allí mismo las condiciones para el propio desarrollo integral (129). Pero también hay que defender el derecho a migrar, tal como está contemplado en el marco jurídico internacional. Y dado que migrar no es un delito los Migrantes no deben ser tratados como delincuentes, privados de su libertad, encerrados en cárceles disfrazadas de centros migratorios o peor aún enjaulados como animales. Ahora bien, más allá de un abordaje meramente asistencialista las personas migrantes deben ser “protagonistas de su propio rescate” ( FT 39).

“Los planes asistenciales, que atienden ciertas urgencias, sólo deberían pensarse como respuestas pasajeras” (FT 161), cita la Fratelli Tutti. Resalta también Francisco un aspecto clave en total sintonía con uno de los fundamentos de la Doctrina Social de la Iglesia: “El gran objetivo debería ser siempre permitirles una vida digna a través del trabajo» (FT 162). Según Francisco una solución adecuada la problemática migratoria sólo puede venir de un pacto multilateral entre los Estados. Asimismo, se ha de favorecer la interculturalidad, que es un aspecto muy desarrollado en la Fratelli Tutti: reconocernos hermanos y hermanos sin importar la nacionalidad culturas religión o color de piel. 5 Cuatro Verbos un solo CLAMOR.

En la Fratelli Tutti el Papa Francisco nos convoca nuevamente a vivir el verbo amar a través de cuatro Verbos: acoger proteger promover e Integrar. Estos cuatro verbos hoy orientan y dan fundamento al quehacer de la Pastoral de la Movilidad Humana en todo el mundo y muy especialmente en América Latina. Quiero destacar en esa línea la existencia de la Red CLAMOR , como un organismo de articulación de todas las obras de la Iglesia de la Iglesia en América Latina y El Caribe que trabajan con migrantes Refugiados y Víctimas de Trata. Según el Mapeo realizado por CLAMOR en el Continente existen 630 obras , en 356 ciudades que son testigos de una Iglesia en salida misionera, pobre para los pobres, Iglesia samaritana, hospital de Campaña.

En Venezuela contamos con un capítulo nacional de la Red CLAMOR que está dando sus primeros pasos, con el apoyo de la Conferencia Episcopal Venezolana. Todo migrante es mi hermano. En ellos debo reconocer a Cristo presente, saber que son camino para mi salvación o mi condena eterna.

“Vengan benditos de mi parte, porque anduve forastero y me recibiste» ( Mt 25, 31). Con el profeta Isaías afirmamos “Miren voy a hacer algo nuevo. No lo notan? ( Is 43,19). Y es ese nuevo mundo que está floreciendo a raíz del impacto de la Migración en la sociedad contemporánea, la gran riqueza multicultural, con diversos rostros, colores, historias, tradiciones, sabores, danzas, aderezadas por el sueño de un mundo sin fronteras donde todos podamos llamar a Dios Padre pero con la certeza de que vivimos como hermanos y hermanas. Construir la fraternidad, la amistad social es una tarea ineludible para los discípulos misioneros de Jesús.

Se trata de derribar los muros que han levantado la cultura de la indiferencia y del descarte para edificar Puentes de Solidaridad. Concluyo esta ponencia con una hermosa afirmación del Papa Francisco en la Fratelli Tutti: “Cualquiera que levante un muro, terminará siendo un esclavo dentro de los muros que ha construido, sin horizontes. Porque le falta esta alteridad” (FT 27).

MSc Elvy Monzant Arraga

- Advertisement -
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí