El 94,5% de la población venezolana está en situación de pobreza y de ese monto, un 76,6% se encuentra en pobreza extrema

El 94,5% de la población venezolana está en situación de pobreza y de ese monto, un 76,6% se encuentra en pobreza extrema, según los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida 2021, presentada este miércoles 29 de septiembre.

La investigación, realizada por la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello, da cuenta de que el país llegó a lo que se define como el techo de pobreza total, que se ubica entre 92 y 94% de la población. Lo explicó el profesor e investigador Luis Pedro España, quien indicó que hay un 5% de la población que tiene cómo indexar o mantener su nivel de ingresos en inflación y recesión.

Según detalló, los programas sociales del gobierno desarrollados entre 2016 y 2019 lograron paliar los niveles de pobreza extrema, pero no de la total. Hoy la situación se volvió a complicar. “La transición de las misiones sociales a los bonos tuvo un impacto muy importante. Los bonos los entrega el gobierno por un proceso de autoselección porque las personas se inscriben en el sistema Patria para ser beneficiarias. Es un proceso en el que hay un componente de focalización, eso nos explica la reducción de la pobreza extrema entre 2019 y 2020”.

Pero aclaró que el gobierno no logró sostener esa política de bonos o transferencias a través del sistema Patria en el año 2021, por lo que en comparación con el año 2020, el beneficio cayó en 20% en términos reales.

En simultáneo, el ingreso mensual de los trabajadores está muy por debajo de lo que se percibe en toda América Latina.

La Encovi señaló que, aun cuando la proporción de hogares en condición de pobreza solo aumentó 0,4 puntos entre 2020 y 2021, sí ha habido cambios importantes en la composición de los índices que contribuyeron al aumento de la pobreza: educación (8,89%), vivienda (11,78%), empleo (12,72%), servicios (18,54%) e ingresos (48,05%),

Las cifras sobre la educación no son alentadoras. El mayor soporte en el hogar para el aprendizaje a distancia fueron las madres (78 %). Ellas asumieron la responsabilidad de apoyar a los hijos en la realización de las actividades escolares, a pesar de tener que realizar a su vez tareas domésticas y extradomésticas. Solo el 4% de los padres apoyó, 5% en los abuelos, 4% hermanos mayores, 3% otros parientes, 2% no parientes y 4% nadie”.

La comunicación con el plantel educativo fue directamente con los docentes/profesores (95 %). Este contacto se produjo principalmente a través de grupos de WhatsApp (63 %), en visitas al centro educativo (58 %) y llamadas telefónicas (39 %).

Con respecto al empleo, España aseguró que se mantuvo más o menos igual, aunque se destacó que la actividad laboral en Venezuela sigue deteriorándose como consecuencia de la continuidad de la caída de la actividad económica por sexto año consecutivo.

Precaria tenencia de vivienda

El tema de la vivienda amerita una mención especial por cuanto la tenencia se precarizó porque hoy son más las personas que viven en casas prestadas, cuidando la vivienda del que migró. «Eso en términos sociales es precario porque si la persona regresa van a tener que salir de la casa”.

Los servicios de agua y sanitarios empeoraron si se comparan con los años 2019 y 2020, una situación muy relacionada con la crisis eléctrica.

España indicó que los ingresos no laborales (transferencias del gobierno, remesas internacionales, pensiones) en los últimos años han tenido un aumento significativo frente al total de los ingresos de los hogares. Pasó de 14% en el año 2014 a 44,8% en 2021.

76,6% de los ciudadanos que están en situación de pobreza extrema dependen de los bonos económicos que otorga el gobierno de Nicolás Maduro a través de la plataforma Patria. También cuentan las pensiones (25,0%), remesas (12,9%), transferencias privadas (7,3%), otros (3,1%).

Los hogares ubicados dentro de la categoría ‘no pobre’ dependen 50,7% de los bonos del gobierno chavista; 32,69% de las pensiones; 24,3% de las remesas; 13,2% de transferencias privadas y 2,2% otros.

El profesor dijo que en el país hay una combinación de factores que tiene que ver con la crisis de combustible y la pandemia. “Es difícil diferenciar cuál de los dos tuvo un impacto mayor en la recesión económica en general y en el impacto sobre el mercado del trabajo. Las medidas de confinamiento en el segundo semestre de 2020 impuestas incrementaron la recesión y sobreimpactó la situación social”.

Menos población: 28,7 millones de habitante

El Nacional también reportó la intervención de Anitza Freitez, coordinadora del proyecto Encovi, quien expuso que la población en Venezuela se redujo a 28,7 millones en los últimos 5 años por el impacto migratorio y también por el aumento de la mortalidad. Casi 5 millones de ciudadanos, de acuerdo con los resultados arrojados por la encuesta, han abandonado el país.

La investigadora indicó que hay menos población por efecto de la migración, pero también por otros factores:

– El incremento de la mortalidad por el aumento de los riesgos de muerte.

– Están naciendo menos niños porque las potenciales madres también se han ido del país (340 mil nacimientos que no se produjeron).

– Hay niveles de mortalidad infantil similares a los que había en el país hace 30 años: 25,7 por cada 1.000.

Freitez agregó que las generaciones nacidas en el periodo de crisis, entre 2015 y 2020, vivirán menos que las personas que nacieron antes del 2000 y 2005. Hay una pérdida de casi 3 años en la esperanza de vida de esas personas, añadió.

La encuesta reveló que hubo un registro en el porcentaje de madres adolescentes.

“Hay una reducción de madres adolescentes. Ha bajado de 16% que teníamos según el censo del año 2001 a 12% que está reportando la Encovi 2021. Todavía es un porcentaje alto, pero por lo menos la buena señal es que muestra una tendencia decreciente. Venezuela ha mantenido un patrón de reproducción muy precoz y, a pesar de que la fecundidad total ha caído, se mantiene esa tendencia a tener los hijos a edad muy temprana. Si no es adolescente, ocurre en los grupos de 20-24 años de edad”.

Migración venezolana, sin datos oficiales

La investigadora resaltó la inexistencia de estadísticas oficiales sobre los movimientos migratorios. Por esa vía, subrayó, se desconocen la dimensión y las características de la población venezolana que ha dejado el país y de los eventuales flujos de retorno.

“La plataforma R4V ha realizado un trabajo de consolidación de información proveniente de fuentes oficiales de los principales países destinos de la migración venezolana. Permite monitorear el stock de migrantes venezolanos y sus características principales”, dijo.

Puntualizó Freitez que se intensificó la participación de los hombres en el flujo migratorio reciente, cuando anteriormente eran las mujeres las que predominaban. Y se ratificó la composición joven de la migración: casi la mitad de los jóvenes que se fueron están entre 15 y 29 años de edad; y 90% si se considera el tramo 15 a 49 años de edad.

Los datos señalaron que 86% de los jóvenes en edades activas emigraron con el objetivo de buscar un empleo en otro país, en primer lugar. Otro motivo por el que viajaron fue por la reagrupación familiar. “El proceso migratorio nos está cambiando la configuración de nuestras familias. Se han constituido cada vez más unidades familiares transnacionales con integrantes en el lugar de origen y en el lugar de destino”.

Indicó que principalmente han emigrado los hijos e hijas (57%) y en segundo lugar el esposo o la esposa; 65% de las personas viajaron solas y solamente en 13% de los casos el cónyuge o pareja acompañó en el viaje. Agregó que 30% de los ciudadanos no tenía empleo cuando emigró y esa cifra se redujo a 14% en el lugar de destino.

“Gran parte de esta población que no tenía empleo consiguió ocuparse como trabajador de los servicios (28%) y en ocupaciones elementales (31%). 12% laboraba (en Venezuela) en ocupaciones como directivos, profesionales o técnicos antes de emigrar y se redujo a 9%”, precisó.

54% de los migrantes envían remesas

La coordinadora del proyecto Encovi explicó que 54% de los migrantes que salieron de Venezuela entre 2015 y 2020 envía dinero a sus familiares en el país; 41% no envía ayudas; 4% envía dinero y bienes, y 1% solo envía bienes.

“Es alta la frecuencia con la que lo hacen. Tenemos más de 60% de hogares que alguna vez al mes recibe este tipo de ayudas. Por causa de la pandemia se redujo (11% dejó de enviar), 22% redujo la cantidad y frecuencia, y 63% mantuvo la cantidad y la frecuencia. Ha bajado la cantidad pero la ayuda es importante”, señaló Freitez.

Lea también: La pobreza obliga a los venezolanos a adaptarse a la escasez y altos costos de los alimentos para sobrevivir

Expuso la investigadora que 2 de cada 3 migrantes venezolanos tienen un estatus regular en otro país porque han adquirido la ciudadanía (12%). Añadió que 16% cuenta con un permiso de residencia permanente, 33% tiene un permiso temporal, 18% estaría en una situación irregular debido a la falta de documentos o a su vencimiento y en 15% de los casos la familia no conoce el estatus.

Con información de El Nacional

- Advertisement -
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí