Descubren que los ocho trastornos psiquiátricos más comunes comparten muchos genes

El estudio más grande de este tipo hasta la fecha ha mostrado que los ocho trastornos psiquiátricos más comunes tienen una estructura genética común. Según explican los investigadores responsables del estudio, de iPSYCH y del Consorcio de Genómica Psiquiátrica (PGC), ya han encontrado más de cien variantes genéticas que afectan al riesgo de sufrir más de un trastorno psiquiátrico.

“Que hayamos identificado variantes genéticas que influyen en el riesgo de sufrir más de un trastorno psiquiátrico es un paso importante para mejorar el diagnóstico y el tratamiento de estos trastornos. El conocimiento sobre cómo se relacionan los trastornos a nivel biológico puede ayudarnos a clasificar y diagnosticar los trastornos psiquiátricos de una manera más precisa”, detalla Anders Borglum, el líder del estudio, que se ha publicado en la revista ‘Cell’.

Para identificar estas variantes genéticas, los investigadores analizaron los datos genéticos de 494.162 personas sanas y 232.964 diagnosticadas con al menos uno de estos ocho trastornos psiquiátricos: autismo, TDAH, depresión, esquizofrenia, trastorno bipolar, síndrome de Tourette, trastorno obsesivo-compulsivo y anorexia. El análisis encontró 109 variantes genéticas que afectan el riesgo de sufrir más de un trastorno psiquiátrico.

Ciertos diagnósticos tenían muchas variantes genéticas en común, lo que hizo posible que los investigadores categorizaran tres grupos de trastornos relacionados con la genética; trastornos caracterizados por conductas compulsivas como la anorexia, el trastorno obsesivo-compulsivo y, en menor medida, el síndrome de Tourette; trastornos psicóticos y del estado de ánimo como el trastorno bipolar, la depresión grave y la esquizofrenia; y trastornos del desarrollo neurológico de inicio temprano como el autismo, el TDAH y el síndrome de Tourette.

El estudio también identificó varias variantes genéticas que tuvieron un impacto particularmente generalizado en el riesgo de una serie de trastornos psiquiátricos. “En la medida en que estos genes pueden tener efectos de amplio alcance, podrían ser objetivos potenciales para el desarrollo de nuevos tratamientos que podrían beneficiar a múltiples trastornos. Dado que los mismos componentes biológicos están parcialmente implicados en el desarrollo de varios de los trastornos, el tratamiento dirigido a estos componentes comunes podría tener un efecto en todos los trastornos”, asegura Borglum.

SDW/Agencias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí