Una delegación del gobierno de Noruega, que promovió el año pasado un proceso de negociación, arribará en las próximas horas a Venezuela en medio de las tensiones generadas a raíz del nombramiento de una directiva paralela en la Asamblea Nacional que elevó la pugna entre el gobierno y la oposición.

A cuatro meses de la suspensión del proceso impulsado por Oslo, la oficina de prensa del líder opositor y jefe del Congreso, Juan Guaidó, dijo el viernes en un comunicado que difundió en Twitter que una comisión de Noruega llegará al país suramericano en las próximas horas, pero no se informó las razones de la visita.

La oposición descartó que vaya a participar alguna reunión con los representantes de Noruega y dijo en el escrito que “reiteramos que el proceso de Oslo-Barbados ha sido clausurado” y señaló al mandatario Nicolás Maduro de haber “impedido toda solución negociada a la crisis”.

El gobierno no ha ofrecido hasta el momento comentarios sobre el arribo de la delegación.

La visita de la comisión ocurre en medio de crecientes tensiones políticas generadas luego que más de un centenar de guardias nacionales y policías impidieran el domingo el ingreso de Guaidó y un grupo de diputados opositores al palacio legislativo, y se juramentara una directiva paralela del Congreso, integrada por desertores del bloque opositor, que ha sido cuestionada por Estados Unidos, la Unión Europea y más de una decena de países latinoamericanos.

La mayoría opositora de la Asamblea Nacional reeligió el domingo, en un acto que se realizó en un diario del este de la capital, a Guaidó como presidente del Legislativo. El líder opositor y varias decenas de congresistas ingresaron el martes al palacio legislativo luego de un intenso forcejeo con guardias nacionales.

La visita de la comisión de Noruega coincide con un pronunciamiento que realizó la víspera el secretario de estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, que planteó que lo ideal sería “una transición rápida negociada” y delineó las condiciones para garantizar elecciones legislativas justas en Venezuela.

Maduro ordenó en agosto el retiro de los delegados oficialistas del proceso de negociación con la oposición en rechazo a las nuevas sanciones que le impuso Washington y congeló todos los activos del gobierno venezolano en Estados Unidos y prohibió a los estadounidenses hacer negocios con Caracas. Semanas después, Guaidó, quien ha sido reconocido como presidente interino de Venezuela por más de medio centenar de países, anunció el agotamiento de los diálogos.

El proceso de negociación entre el gobierno y la oposición se inició en mayo bajo la facilitación de Noruega y fue respaldado por la comunidad internacional que sigue apostando una salida pacífica a la compleja crisis venezolana.

SDW/AP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí