Referencial

Algunos neuronutrientes pueden tener un impacto directo en la manera en que pensamos y sentimos. Una especialista explica cuáles son algunos suplementos a agregar a la dieta para garantizar la buena salud del cerebro.

Algunas prácticas que están asociadas a la buena salud física también ayudan al cerebro a funcionar mejor, como hacer ejercicios regularmente, reducir el estrés en la vida diaria y evitar el consumo del alcohol y el tabaquismo. Sin embargo, cada vez más los científicos encuentran asociaciones entre la dieta y la salud del cerebro.

«Los nutrientes de los alimentos influyen en las sustancias químicas que afectan directa e indirectamente a tu cerebro y, a su vez, cambian la forma en que piensas y sientes», dice la psiquiatra nutricional, Uma Naidoo, al portal Eat This, Not That!

Naidoo, quien dirige el Departamento de Psiquiatría Nutricional y de Estilo de Vida en el Hospital General de Massachusetts (EEUU), está a la vanguardia de esta creciente esfera de la medicina que estudia los papeles que las bacterias del microbioma intestinal desempeñan en la salud del cerebro y su impacto en el estado de ánimo y la función cognitiva de las personas.

La especialista pone de relieve que el mejor camino a seguir para tener un cerebro saludable es seguir una dieta equilibrada. Sin embargo, algunos nutrientes que son más difíciles de obtener a través de la ingesta diaria de alimentos, podrían consumirse a través de suplementos, considera la médica. Estos son algunos de ellos.

Vitamina D

Además de su papel en la buena salud de los huesos, esta vitamina actúa como un neuroesteroide en nuestro organismo, al controlar la liberación del factor de crecimiento nervioso (FCN). Esta proteína es esencial para el buen funcionamiento de las neuronas en el hipocampo, el área del cerebro responsable del aprendizaje y la memoria.

Naidoo subraya que muchas personas sufren de deficiencia de este nutriente, en particular aquellas que viven en lugares en donde el clima es más frío. La ingesta de suplementos de vitamina D podría ser la solución para mantener adecuados los niveles de este nutriente, el cual tiene una relación con los trastornos del estado de ánimo y la ansiedad.

«No estamos exactamente seguros de cómo funciona, pero ajusta la química del cerebro. Puede aumentar ciertos neurotransmisores como la dopamina», afirma Naidoo.

Magnesio

«Este mineral está involucrado en 300 reacciones bioquímicas en el cuerpo, incluida la regulación del estado de ánimo y el sueño», pone de relieve Naidoo.

La deficiencia de magnesio, además, está asociada con trastornos de ansiedad, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), fatiga y libido baja, sugieren estudios.

Naidoo pone de relieve, sin embargo, que es importante consultar con un médico para saber cuál es el mejor tipo de suplemento de magnesio indicado en cada caso. La médica alerta que algunos suplementos de magnesio de venta libre pueden provocar diarrea, ya que se utilizan a menudo para combatir el estreñimiento.

Ácidos grasos omega 3

Estudios han comprobado que pacientes con demencia tienen niveles bajos de omega-3 y que tomar suplementos de este nutriente podría ayudar a proteger el cerebro y retrasar el deterioro cognitivo.

«Los omega-3 promueven la salud del cerebro al reducir los marcadores inflamatorios y proteger las neuronas de la inflamación excesiva», dice Naidoo.

Existen tres tipos principales de ácidos grasos omega-3: el ácido alfa-linolénico de origen vegetal y los dos que se encuentran en el aceite de pescado, es decir, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA). El EPA y el DHA son fundamentales para la salud cardiaca y mental, en particular, para personas que padecen depresión.

Lea también: Cuando no hacemos nada, nuestro cerebro si: se activa la red neuronal

Azafrán

Esta especia podría ayudar a mejorar los síntomas de la depresión y reducir la neurodegeneración causada por la enfermedad de Alzhéimer. Estudios sugieren, incluso, que la ingesta diaria de suplementos de azafrán a lo largo de seis semanas puede ser tan efectiva como la toma de medicamentos antidepresivos, conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

Naidoo pone de relieve, sin embargo, que el simple consumo de esta especie no tendrá el efecto buscado, ya que se tratan de dosis muy pequeñas. Lo más recomendable son los suplementos de azafrán que, además de menos costosos, son concentrados y contienen los niveles de nutrientes necesarios.

La especialista pone de relieve, sin embargo, que las deficiencias dependen de la dieta de cada persona, por lo que no existe un mejor suplemento para el cerebro que funcione para todos. Por esta razón, ella recomienda buscar ayuda médica para hacerse análisis de sangre e identificar qué nutrientes necesitan suplementar.

Sputnik

- Advertisement -
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí