OMS llegó a la conclusión de que la homosexualidad no es una enfermedad mental el 17 de mayo de 1990

Desde que la OMS llegó a la conclusión de que la homosexualidad no es una enfermedad mental el 17 de mayo de 1990, cada año los miembros de la comunidad LGBTIQ+ celebran el Día Internacional contra la Homofobia, transfobia y bifobia. Pero, en Venezuela la realidad es que quienes pertenecen a esta comunidad están lejos de poder gozar de derechos como el matrimonio igualitario, adopción y hasta a la seguridad.

El término homofobia y bifobia hace referencia al rechazo hacia la homosexualidad y la bisexualidad, respectivamente. Mientras que la transfobia es la fobia a las conductas y actitudes negativas hacia las personas transgénero o transexuales.

Manuel González, venezolano de 28 años que reside en Canadá desde hace unos 4 años, es homosexual desde que tiene «memoria» y condenó que en su país natal no gozaba de los derechos que pueden disfrutar quienes comparten sus mismos intereses sexuales en otros países como EEUU, España, Francia y Canadá.

«Viví en Venezuela desde que nací hasta que cumplí los 24 años. Decidí irme del país por la crisis económica, pero hoy me doy cuenta de que nunca tuve derechos como integrante de la comunidad LGBTIQ+. Al vivir en Venezuela sientes miedo porque sabes que no tienes seguridad, sabes que las leyes no te protegen. Puede ser golpeado, robado, amenazado y nadie hará nada. Solamente porque creen que eres distinto y los distintos son quienes no te aceptan», comentó vía telefónica a ND.

Consideró que en Otawa, donde reside desde que llegó a ese país existe «cero» estigmatización a los homosexuales. «Los gays son los menos atacados, pero si he visto como atacan a personas que se identifican con otras identidades de género como trans, lesbianas, bisexuales, intersexuales y no binarios».

«Los que tienen más chance de ser respetados son los gays porque es una sociedad misoginia; al ser blancos y hombres tienen más respeto que ser mujer-blanca», explicó. «Es mejor visto ser gay, es ilegal ser transfóbico, homofóbico, pero quienes han sido más favorecidos por todo son los hombres, tienes menos riesgo de que te pase algo si eres hombre-gay-latino que si eres hombre-gay-negro, o si eres mujer-trans-negra. Son estos dos últimos quienes corren más riesgo de ser asesinados o atacados».

Manuel comparó a Venezuela con el lejano oeste. «Allá es un todos contra todos, ser homosexual, lesbiana, transexual, etc, está muy mal visto. Tengo amigos que han sido atacados, golpeados y hasta los han amenazado con llevarlos a la cárcel por expresar su sexualidad. Inclusive, varias veces fuimos sacados de locales o bares solo por estar tomados de la mano y luego nos impidieron la entrada a esos lugares».

Triunfo de la homofobia es el triunfo del racismo y la xenofobia

La diputada AN/2015 Tamara Adrián y copresidenta de Gay and Lesbian International Sport Association, destacó que cada 17 de mayo es una fecha muy importante porque es el día para visibilizar todos los odios y prejuicios que impiden la existencia de DDHH iguales para la comunidad LGBTIQ+.

En este sentido, fustigó que Venezuela se ha quedado atrás en garantizar los derechos iguales para quienes se identifican como miembros de la comunidad LGBTIQ+. «Existen leyes en México, Costa Rica, Colombia, Ecuador, Brasil, Uruguay, Argentina, Chile y Bolivia donde reconocen la identidad de las personas por vía administrativa. Existe el matrimonio igualitario y otros derechos. Además, hay protección para niños y niñas LGBTIQ+ en las escuelas», señaló vía telefónica a ND.

Lea también: Palabras del Papa sobre derechos civil de los gay abren el debate en Venezuela

«Pero en nuestro país no es así, chicos y chicas trans son excluidas del sistema educativo», condenó. Adrián recordó que corresponde al Estado elaborar leyes que garanticen la igualdad y la lucha contra la discriminación; políticas públicas destinadas al cambio social y en tercer lugar: educación», enumeró.

«Los tres elementos le corresponden al Estado ya que la sociedad civil solo puede coayudar, pero el responsable es el Estado. El Estado venezolano ha omitido absolutamente la discusión y toma de cualquier medida disfrazándola como supuesta igualdad y no es así», rechazó. «El triunfo de la homofobia y la transfobia es el triunfo de la intolerancia. No es otra cosa que el triunfo del racismo, de la xenofobia y la misoginia porque no existe diferencia alguna en estas formas de exclusión».

Con información de Noticiero Digital

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí