Mercenarios colombianos senalados del magnicidio de Haiti fueron contratados por la empresa de un venezolano
Colombianos señalados del magnicidio en Haití fueron contratados por la empresa de un venezolano

Los colombianos que participaron en el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, habrían sido contratados por CTU Security, empresa con sede en Miami, propiedad del venezolano Antonio Intriago. Así se desprende de un trabajo de Dánica Coto y Joshua Goodman, para AP.

Algunos de los sospechosos fueron detenidos en una redada en la embajada de Taiwán, donde se cree que buscaron refugio. El jefe de la Policía Nacional, Léon Charles, dijo que otros ocho sospechosos seguían prófugos y estaban siendo buscados.

El ataque a la casa de Moïse antes del amanecer del miércoles también hirió de gravedad a su esposa, quien fue trasladada en avión a Miami para ser operada.

Ella emitió un comunicado el sábado implicando que el presidente fue asesinado por tratar de desarrollar el país. “Los mercenarios que asesinaron al presidente están actualmente tras las rejas”, dijo en criollo, “pero unos mercenarios actualmente quieren matar su sueño, su visión, su ideología”.

Funcionarios colombianos dijeron que los hombres fueron reclutados por cuatro empresas y viajaron a Haití a través de República Dominicana. Los soldados colombianos entrenados en Estados Unidos a menudo son reclutados por empresas de seguridad y ejércitos mercenarios en zonas de conflicto debido a su experiencia en una guerra de décadas contra los rebeldes de izquierda y los cárteles de la droga.

La hermana de uno de los sospechosos muertos, Duberney Capador, le dijo a la AP que habló por última vez con su hermano el miércoles por la noche, horas después del asesinato de Moïse, cuando los hombres, escondidos en una casa y rodeados, intentaban desesperadamente negociar una salida de un tiroteo.

“Me dijo que no le dijera a nuestra madre, para que no se preocupara”, dijo Yenny Capador, luchando por contener las lágrimas.

No se sabe quién fue el autor intelectual del ataque. Y quedan dudas sobre cómo los perpetradores pudieron ingresar a la residencia del presidente haciéndose pasar por agentes de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos, encontrando poca resistencia por parte de los encargados de proteger al presidente.

Capador dijo que su hermano, quien se retiró del ejército colombiano en 2019 con el rango de sargento, fue contratado por una empresa de seguridad privada con el entendimiento de que brindaría protección a personas poderosas en Haití.

Dijo, además, que no sabía casi nada sobre el empleador, pero compartió una foto de su hermano con un uniforme adornado con el logotipo de CTU Security, una empresa con sede en Doral, un suburbio de Miami popular entre los migrantes colombianos.

La empresa CTU está dirigida por Antonio Intriago, nacido en Venezuela, quien no respondió a las solicitudes de comentarios por parte de AP.

Intriago está afiliado a otras entidades de Florida: la Academia Federal de la Unidad Contra el Terrorismo, el Consejo Nacional Venezolano Americano y Doral Food.

La esposa de Francisco Uribe, quien se encontraba entre los arrestados, le dijo a W Radio de Colombia que la CTU ofreció pagar a los hombres alrededor de $ 2,700 al mes, una suma insignificante para una peligrosa misión internacional, pero mucho más de lo que gana la mayoría de los suboficiales y profesionales.

Uribe está siendo investigado por el presunto asesinato de un civil desarmado en 2008 que fue presentado como alguien muerto en combate, una de las miles de ejecuciones extrajudiciales que sacudieron al ejército colombiano entrenado por Estados Unidos hace más de una década.

El sitio web de CTU enumera dos direcciones, una de las cuales es un almacén de color gris que fue cerrado el viernes sin ningún letrero que indique a quién pertenecía.

La otra es una pequeña suite con el nombre de una empresa diferente en un edificio de oficinas moderno a pocas cuadras de distancia. Una recepcionista dijo que Intriago pasa cada pocos días para recoger el correo y celebrar reuniones.

“Somos los que más interesados en aclarar lo sucedido, para que la reputación de mi hermano no se quede como está”, dijo Capador. “Era un hombre humilde y trabajador. Tenía honores y condecoraciones».

Además de 17 colombianos, entre los detenidos por la policía hay dos haitianos estadounidenses. Según el Miami Herald, una persona que entrevistó a los colombianos detenidos en Haití dijo que los hombres afirmaron haber sido reclutados por una firma oculta en Doral llamada CTU Security», coincidiendo con los otros testimonios.

El juez de instrucción Clément Noël le dijo a Le Nouvelliste que los estadounidenses arrestados, James Solages y Joseph Vincent, dijeron que los atacantes solo planeaban arrestar a Moïse, no matarlo. Noël dijo que Solages y Vincent estaban actuando como traductores de los atacantes, informó el periódico el viernes.

Lea tambiénColombia investiga empresas que «reclutaron» a los asesinos del presidente haitiano

Los analistas dicen que quienquiera que haya planificado el ataque probablemente tenía vínculos con un inframundo criminal que ha florecido en medio de la corrupción y el tráfico de drogas. El creciente poder de las pandillas desplazó a más de 14.700 personas en Haití solo el mes pasado cuando incendiaron y saquearon casas en una pelea por el territorio.

 

Associated Press / Miami Herald

- Advertisement -
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)
Somos Ferretería & Maderas (FERMACA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí