Carvativir

La eficacia del medicamento que el gobierno pretende distribuir como tratamiento contra el coronavirus no cuenta con una debida comprobación.

Nicolás Maduro anunció este domingo 21 de marzo que el Carvativir, el supuesto medicamento “milagroso” que promociona como la cura del covid-19, ya se encuentra en las calles del país y que en aproximadamente tres semanas será distribuido en farmacias y hospitales.

Tenemos un plan de producción masiva de Carvativir. Ya esta semana hemos iniciado la distribución por miles, a todos los estados del país”dijo Nicolás Maduro durante una alocución este domingo 21 de marzo.

¿Dónde se encontrará el Carvativir?

El líder oficialista señaló que este medicamento estará disponible en los Centros Diagnóstico Integral (CDI), ambulatorios, hospitales y clínicas del país como parte del tratamiento para el coronavirus.

Maduro reiteró que este medicamento constituye un tratamiento para curar el covid-19, tanto para las personas que presentan síntomas como las asintomáticas.

A pesar de que el régimen de Venezuela asegura que se trata de un tratamiento “milagroso”, no existen evidencias de que el Carvativir ayude en la cura del virus.

Estas gotas fueron presentadas por primera vez el 24 de enero de 2021. Maduro también llamó a este antiviral “gotitas milagrosas de José Gregorio Hernández”. En ese momento anunció la producción masiva de este supuesto tratamiento.

¿Qué es el Carvativir?

La Academia Nacional de Medicina de Venezuela explicó que se trata  de un aceite de tomillo. Aparentemente, de acuerdo con estudios preliminares, cumple una actividad in vitro antiviral que debe ser demostrada en estudios clínicos elaborados por las autoridades sanitarias en el país.

La sociedad médica venezolana desconoce cuáles son los hallazgos que, como aseguró Nicolás Maduro, hacen del Carvativir un antiviral efectivo contra el covid-19. La Academia Nacional de Medicina ha sido enfática en señalar que no está comprobado que este medicamento, promocionado por el régimen, sea capaz de neutralizar el virus en su totalidad.

“Lo que nos llama la atención de la ficha técnica que difundió el propio laboratorio es que se repite el esquema que en noviembre y octubre se tuvo para la llamada molécula DR10, la cual ya desapareció, pero también se dijo que podía ser utilizada para contrarrestar la evolución del covid-19. En ese momento, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) manifestó que había recibido un protocolo por parte del gobierno de Maduro para que se realizaran los estudios clínicos correspondientes. Sin embargo, estos estudios nunca se publicaron”, explicó para El Diario Enrique López Loyo, presidente de la Academia de Medicina Nacional.

López Loyo también acotó que si bien los extractos de tomillo, incluyendo muchos de los aceites esenciales derivados de esa planta, tienen el potencial terapéutico contra el coronavirus, es prudente esperar resultados y no alentar a la población con anuncios de medicamentos que poseen propiedades de curación y que carecen de bases científicas.

“Esto lo que puede provocar es que las personas se dejen de proteger contra el covid-19 porque ya existe este tratamiento en el país. Creemos que esto forma parte de un segundo ciclo de anuncios espectaculares de principios activos”, añadió.

Crisis sanitaria

El anuncio de la distribución masiva de cavartivir se da en medio de un aumento de los contagios de covid-19, lo que significa que el país se enfrenta a una segunda ola de la pandemia. Tan solo el sábado 20 de marzo se registraron un total de 1.161 casos de covid-19, la cifra más alta en lo que va de año. Por este motivo, Nicolás Maduro anunció dos semanas de cuarentena radical, lo que incluye confinamiento estricto también para Semana Santa.

Si bien el repunte de casos se viene reportando desde hace varias semanas, el viernes 19 de marzo fue que este aumento quedó registrado en las cifras oficiales. El médico infectólogo Miguelángel Navas  explicó para El Diario que actualmente son pocos los centros de salud que realizan pruebas PCR para covid-19. Lo que genera un subregistro de casos. Precisó que entre más tarda una persona con síntomas de coronavirus en realizarse la prueba, disminuye la sensibilidad de las PCR para detectar el virus.

“Mucha gente no está acudiendo a los centros. Se quedan en casa pensando que es una gripe y por miedo a que los hospitalicen o los aíslen no acuden a los hospitales”, comentó.

El especialista señaló que tampoco se está realizando un rastreo de contactos luego de que una persona da positivo para covid-19, lo que genera un incremento de casos. “Si no tomas las PCR de los contactos y no se aíslan, persiste la propagación del virus”, afirma.

Además del aumento de contagios, el precario sistema de salud también se enfrenta a un colapso hospitalario. Los centros de salud centinelas y clínicas privadas se encuentran al límite de su capacidad y no cuentan con insumos suficientes para atender a todos los pacientes con síntomas de covid-19.

Sin plan de vacunación claro

Otra de las situaciones que enfrenta el país en materia de salud es que las jornadas de vacunación que se realizan en los hospitales es muy lenta.  El régimen de Nicolás Maduro ha anunciado jornadas de inmunización con la vacuna Sputnik V de Rusia con 100.000 dosis y la vacuna china Sinopharm con 500.000 dosis.

Lea tambiénCarvativir: «No manipulen el nombre de José Gregorio Hernández»

Desde el 18 de febrero que inició el proceso de vacunación en el país, no ha sido vacunado todo el personal de salud de los hospitales y clínicas. Este sector es el primero en recibir la vacuna debido a que poseen el mayor riesgo de contagio.

El portal Timetoherd estima que, al ritmo en el que se aplican las vacunas actualmente en el país, logrará inmunizar al 70% de su población en 33.000 días, es decir 90 años, y con ello, establecer la inmunidad colectiva dentro del territorio.

Noticiero Digital

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí