El lanzamiento del cohete Larga Marcha-5B, Wenchang, China, el 29 de abril de 2021

Para el momento de la toma de la imagen se encontraba aproximadamente a 700 kilómetros del telescopio que lo captó.

El cuerpo del cohete chino Larga Marcha-5B, que amenaza con caer fuera de control sobre la Tierra en los próximos días, fue fotografiado en la órbita de nuestro planeta por el proyecto europeo de telescopios operados a distancia (Europe’s Virtual Telescope Project).

La imagen fue tomada por una unidad del telescopio robótico Elena y con una exposición de 0,5 segundos, informó este jueves el astrónomo Gianluca Masi, que logró recibir la imagen. Señaló que el movimiento del aparato fue «excepcionalmente rápido»: 0,3 grados por segundo.

En el momento en que se captó la imagen, «la etapa del cohete estaba aproximadamente a 700 kilómetros de nuestro telescopio, mientras que el sol se encontraba solo unos grados por debajo del horizonte, por eso el cielo fue increíblemente brillante», detalló Masi. Agregó que «esas condiciones hicieron la toma de imágenes bastante extrema», pero el telescopio robótico logró captar los «enormes escombros» del aparato.

El astrónomo señaló que se espera que el cohete entre a la atmósfera terrestre el 9 de mayo, e hizo hincapié en que la proyección puede cambiar «a medida que nos acercamos al evento». «Son escombros enormes (22 toneladas, con una dimensión de 30 metros de largo y 5 de ancho), pero es poco probable que esto ocasione daños serios», indicó.

Desde EE.UU. anunciaron este martes que están rastreando el cohete chino. «El Comando Espacial de EE.UU. está al tanto y rastrea la ubicación del Larga Marcha-5B chino en el espacio, pero su punto exacto de entrada a la atmósfera de la Tierra no se podrá precisar hasta unas horas después de su reentrada, que se espera para alrededor del 8 de mayo», detallaron los militares estadounidenses. Aseguraron, además, que a través del sitio web Space-track.org proporcionarán actualizaciones diarias sobre el cohete y su ubicación.

La agencia espacial rusa Roscosmos también confirmó que está monitoreando la situación. «Algunas de las estructuras de la etapa central del cohete dejarán de existir en las densas capas de la atmósfera, pero elementos estructurales individuales, no combustibles, pueden alcanzar la superficie de la Tierra. Los días 7 y 8 de mayo aparecerán probabilidades reales de establecer su punto de caída. Esta situación no afectará al territorio de Rusia», informó Roscosmos.

Lea tambiénLa vigilancia espacial, un reto de primer plano para los Estados

Se estima que los restos del Larga Marcha-5B Y2 caerán al océano o en áreas deshabitadas, aunque siempre existe la posibilidad de que amenacen vidas humanas y propiedades.

El Larga Marcha-5B Y2, que llevó a bordo el módulo central para la construcción de una futura estación espacial china, fue lanzado con éxito al espacio el pasado jueves. Sin embargo, al poco de su lanzamiento la etapa central del cohete experimentó dificultades y entró inesperadamente en la órbita terrestre baja.

Con información de RT

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí