Calcula el numero de tu destino

Desde tiempos ancestrales

El hombre ha usado los números para interpretar mejor el mundo que le rodea. La Numerología y los números se basan en la creencia de que el nombre que recibimos en el momento de nuestro nacimiento se acopla con la fecha, el mes y el año, y que influye en nuestro carácter, determinando qué sucederá en nuestra vida. El futuro está en tus manos con la Numerología:

Descubre el numero de tu destino

A continuación puedes encontrar la tabla del valor numérico de las letras de tu nombre. Suma los valores numéricos de tu nombre a los números de tu fecha de nacimiento y redúcelo a una sola cifra: ¡el destino está en tus manos!

123456789
ABCDEFGHI
JKLMNOPQR
STUVWXYZ

Ejemplo

Name and Last Name Mary Ross
4199 9611=40
4+0=4
Birthday: 4/08/1976 = 38
3+5=8

Una vez que hayas encontrado los resultados numéricos de tu nombre y fecha de nacimiento, sólo necesitas sumarlos de nuevo y obtendrás un solo número al usar el método anterior:

4 + 8 = 12
1 + 2 = 3

El número de tu destino es el 3.

Significado de los números del destino

Número 1

El número uno indica que alguien que tendrá muchos eventos inesperados en su vida tenderá a ser incoherente, deseará hacer muchas cosas al mismo tiempo y reaccionará de una manera inusual ante los eventos diarios. En general, el número uno se realizará tarde en la vida, pero se las arreglará para tener relaciones estables y amorosas desde el principio.

Número 2

La personalidad del número dos se caracterizará por una gran incertidumbre e indecisión, con frecuencia cometerá los mismos errores dado que es propenso a repetir sus experiencias de una manera cíclica. Tiene el don de ostentar capacidades intelectuales notables, es propenso a ser positivo y constructivo, pero esto tiene un precio debido a su indecisión. En general, el número dos se caracteriza por una personalidad extremadamente leal y sincera que con frecuencia no puede decir que no.

Número 3

El número tres tendrá momentos repentinos de suerte tanto en el trabajo como en su vida romántica. Asimismo, hará muchos viajes y conocerá una gran cantidad de culturas y personas de otros países. Es propenso a la tolerancia, tiene un gran respeto por los demás y siempre tendrá algo nuevo que hacer.

Número 4

El número cuatro tendrá muchos amigos leales que desean ayudarle y aconsejarle. (Los amigos se ven favorecidos). Se las arreglará para realizarse en el trabajo, de manera lenta pero segura. Se topará con dificultades iniciales en las relaciones, pero las superará con éxito.

Número 5

El número cinco se caracteriza por una fuerte confusión y la convicción de siempre estar en lo correcto. Puede esperar niveles inestables de intimidad y sus emociones invaden su vida diaria. En general, el número cinco es propenso a preocuparse, pero, cuando es necesario, se puede controlar.

Número 6

El número seis tendrá que mantener su salud bajo control, evitando todo lo que es dañino. La sabiduría y la consciencia son necesarias y es necesario pensar antes de tomar una decisión. En general, el número seis logrará sus objetivos, pero casi siempre a un costo.

Número 7

El número siete logrará sus ambiciones y siempre se sentirá cómodo en cualquier situación. Por lo tanto, podemos decir que aquellos con este número del destino lograrán sus deseos en la vida, siempre acompañados de la suerte y el destino siempre tendrá ciertas oportunidades nuevas para mejorar su posición. El único impedimento: la posibilidad de tornarse egoísta. En general, el número siete tiene una gran profundidad de alma y el destino está de su lado.

Número 8

El número ocho se caracteriza por el hecho de que siempre se las arregla para superar los problemas diarios con una gran serenidad. Siempre encuentra una solución. No es instintivo en general, pero el mal humor podría producirle efectos contrarios. Quizá los demás no vean esto con buenos ojos y puede ser que le critiquen por su actitud.

Número 9

El número nueve está predispuesto al arte, la música y la literatura. En ocasiones sus sentimientos son estéticos, por lo tanto es un sujeto extrovertido, agradable y con tendencia a la aventura y los viajes. Las amistades importantes le ayudarán a afirmarse en su vida social, un área donde se convertirá en el jefe. En general, el número nueve debe mantener sus gastos fútiles bajo control y el aspecto financiero en general.

La Numerología se está tornando cada vez más popular, pero constituye una tradición ancestral que ha interesado a las mentes más grandiosas, aunque también a la gente común. Esto se sabía en la antigua Grecia y en China, en Egipto y en la antigua Roma, e incluso se utilizó en los siglos anteriores al periodo de Pitágoras, aunque Pitágoras (filósofo y matemático) se considera el padre de la Numerología. De acuerdo con los grandes numerólogos, todo a nuestro alrededor se puede reducir a un solo número, el número del destino que tiene un destino muy preciso. En la Numerología, cada letra de tu nombre, dándole un valor numérico, se suma a tu fecha de nacimiento para obtener un número final que describe a la perfección tu personalidad o el sendero que tomará tu vida. Entonces, al encontrar el número de tu destino, podrás comprender por completo tu esencia, aprendiendo a enfrentar las realidades del día a día con más determinación y claridad. Los números que corresponden al nacimiento se llaman “números del destino” y dan indicaciones sobre el futuro de una persona, ¡incluyendo el tuyo!

Números Afortunados

Entre todos recordamos al italiano Rutilio Benincasa, nacido en la provincia de Reggio Calabria en el año 1555. Él gozaba de gran popularidad especialmente en Sicilia, dónde, narra el historiador Giuseppe Pitré, todos los cabalísticos, del primero al último, conocen a Rutilio Benincasa. En realidad, su texto parece, haber sido, por largos años, la biblia de los jugadores; en su edición original trata solo de signos zodiacales, efectos de la luna sobre las mareas, noticias sobre los vientos y las navegaciones. El libro originario a menudo es confundido, pero como una obra ilegítima, enriquecida (de una mano desconocida) de elementos de geometría a uso adivinatorio. Poco más de un mito librero osea, aquel de Rutilio, todas estas presuntas cábalas todavía se estampan en columna en las modernas ediciones de algunos periódicos.

Al astrólogo calabrés, o a su misterioso falsificador, le viene reconocido el mérito de haber intuido la importantisíma regla de los números simpáticos, según la cuál por una suerte de mágia de las similitudes, cada extracción termina por demostrar la otra, como si algunos números fuesen unidos entre ellos en serie, llamados simpáticos. A propósito de la fama que goza Rutilio.

Hay que recordar una curiosa contradicción que no ahorró ni siquiera un severo sensurador del juego, el abogado de la curia romana Pietro Pompilio Rodotá, el cuál, en la obra titulada Juegos de industrias, de suerte y mezclas del 1769, en un primer momento usa palabras de fuego contra las cábalas que se hacen para ganar, definiéndolas arbitrarias, pueríles, caprichosas y equívocas, luego debiendose ocupar de él, que era considerado el maestro, osea Rutilio, suaviza la expresión, llamándolo excelente filósofo, matemático y astrónomo. Sea como sea, a este punto el lector, lleno de curiosidad, relamará un ejemplo.

He aquí una regla, presumiblemente rutiliana, conveniente para ganar con el número simpático para cualquier mes. La reproduzco fielmente como ha sido transmitida por el astrónomo, físico y cabalista veneciano Pietro Casamia: Para realizar esta operación, es decir para obtener el verdadero número simpático mensual, conviene en primer lugar saber cuantos días tenga la luna en aquellos primeros días del mes por cuál se querrá obrar.

En este determinado ejemplo que damos, nosotros obraremos para tener el número simpático por el mes de junio de 1784, y veremos en el curso lunar de mi vuelta astrológica, que entre los cómputos de cálculo, creo el más probable nosotros veremos, ocurrir días trece de luna en el primer día de junio, eso certificado, nosotros recurriremos a las tablas algebraicas, de dos lumbreras, es decir el sol y la luna; tomando en primero aquel del sol, nos llevaremos al 13° grado, donde es calculada por grados 30, que significan los grados mensuales, y por lo tanto a este 13° grado, indicante los días del curso lunar, nosotros les encontraremos de comparación los tres números 79,12 y 86, y con estos tres números nosotros formaremos una pirámide, con echar fuera a lo usual en arte cabalístico fuera 9, como sigue:



El primer número 79, se produce 7+9=16 que equivale a 1+6=7. La segunda cifra del 79, el 9, se suma con la primer cifra del segundo número, el 12, y así haciendo 9+1=10 que equivale a 1+0=1. Así sucesivamente…

Reglas como estas sólo constituyen una pequeña parte de la infinita serie que las multitudes de cabalistas maquinaron en el curso de los siglos. Sistemas siempre más complicados, que el pueblo fatigaba a entender, prefiriendo el arte más inmediato de los “asistidos”, que no obligaban a saber de matemáticas o de astrología. Así, en la sucesión de los siglos. En el 800 vieron el ocaso de los últimos cabalistas, trepados a una ciencia cerrada en si misma e imposible de divulgar. A los primeros del siglo corriente a Nápoles, los últimos cabalistas se consumieron los ojos, el ingenio sentados en las mesas de un café, entre el amparo de los “asistidos”, a los que bastaba una siesta para recibir un poco de números buenos.