Amplían opciones para el flujo de dólares con cajeros automáticos

Foto: Cortesía

En el mercado venezolano cada vez surgen más plataformas para los pagos en dólares, como la única forma de ahorrar e invertir de forma segura en un contexto hiperinflacionario y, por lo tanto, de pérdida del poder adquisitivo.

De hecho, los depósitos en divisas de la banca subieron 35,8% en septiembre, y 64% de las transacciones de compra y venta en el país son en divisas.

Lea también: Es un error haber bloqueado sistema privado de pago en dólares: expertos

En este escenario surgen cada vez más mecanismos de la banca que permiten el resguardo e intercambio de divisas en el país, como la posibilidad de abrir una cuenta en dólares en bancos como Banesco, pero que también genera desconfianza en los usuarios.

“No hay garantía de que esos depósitos estén completamente resguardados y a salvo de alguna decisión gubernamental, hay un riesgo ahí que no es menor, dada la editorial de decisiones de política económica hasta el momento, con un gobierno que expropia y tiene poco interés en resguardar lo privado”, manifestó Henkel García, analista de finanzas y director de Econométrica.

La iniciativa más reciente es el proyecto de la empresa fintechAKB, que ofrecerá cajeros automáticos con dólares en efectivo para sus usuarios en Caracas, Valencia y Barquisimeto a partir de noviembre, y luego extenderá el servicio a otros estados del país.

Pero, ¿qué beneficio trae esto para los usuarios? Tanto García como el economista Jesús Casique explican que la nueva iniciativa de cajeros en dólares responde a una necesidad de venezolanos en el exterior que envían remesas a familiares y amigos en el país y necesitan que sea recibido el dinero en efectivo.

Por otro lado, empresas que requieren depositar grandes volúmenes de efectivo para hacer transacciones en el exterior también se benefician del sistema al poder depositar el dinero con la empresa, y este mecanismo marca un precedente en el país.

“Abren una puerta interesante porque puedes recibir un pago y luego retirarlo de una manera más fluida, es una opción interesante, no es la mejor, pero sin duda es una alternativa para darle facilidad al uso del efectivo”, manifestó García.

Aunque por muchos años el Gobierno nacional mantuvo un discurso en contra de las divisas, con una política de control cambiario, Maduro reconoció que el dólar oxigena la economía venezolana.

La dolarización sigue tomando espacios como una válvula de escape económico, pero también aumenta las brechas de desigualdades en el país: el porcentaje poblacional que percibe sueldos en bolívares, en medio de una economía dolarizada.

El impacto golpea de forma desproporcionada a los sectores más vulnerables.

“Este es el resultado de una dolarización desordenada sin marco legal, las transacciones en divisas deben estar cerrando en un 86%, y hay un porcentaje importante de personas que no perciben en dólares”, expresó el economista Jesús Casique.

El economista informó que Venezuela está por alcanzar los 35 meses de hiperinflación producto de la pulverización del bolívar, “estamos a un paso de llegar al nivel de Ucrania que atravesó 35 meses de hiperinflación”, sentenció.

Entre septiembre de 2019 y septiembre de 2020 la canasta alimentaria aumentó 1.586,8%, lo que significa que los venezolanos requieren 114 millones de bolívares para adquirirla.

Para este viernes el dólar cerró en 465 mil bolívares, y el especialista auguró que conforme crezca la inflación, seguirán surgiendo plataformas que permitan el flujo de divisas en el país.

“No tiene sentido continuar atacando al mercado y no aceptar que el bolívar quedó desplazado, al gobierno se le propuso en muchas oportunidades que tenía que hacer un plan para atacar la inflación y aquí está los resultados, no se tomaron los correctivos”, dijo Casique.

En los últimos meses también han surgido iniciativas bancarias como Mony, una billetera en dólares del Banco Mercantil que permite transacciones de hasta tres mil dólares.

O proyectos de empresas fintech, como Shasta, la aplicación que el gobierno también aprobó para el manejo de divisas.

“Luego vendrán nuevas plataformas, esa es la realidad”, afirmó el especialista.

¿La dolarización es la solución?

Aunque hay una dolarización en la demanda del mercado en Venezuela, el país está lejos de una dolarización formal, que es, además, inviable de acuerdo con los expertos.

Casique explicó que la solución a la crisis económica en Venezuela no está en la dolarización oficial del país, aunque el flujo de dólares oxigena la economía. Esto porque se necesitan correctivos que controlen el déficit fiscal y los procesos de endeudamiento del país.

Además se requiere una reforma de la constitución sometida a una consulta popular, que no tendría lugar en medio de la fragmentación de las instituciones.

El país también quedaría supeditado a la reserva federal de Estados Unidos y perdería su autonomía, esto sin tomar en cuenta las actuales sanciones de Estados Unidos contra Venezuela.

“Esto está descartado por completo, cualquier adversidad en la reserva federal nos afectaría, la solución es establecer los correctivos para restituir el poder adquisitivo y la moneda”, indicó.

Con información de La Patilla

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí