Pbro. Edgar Sánchez Diócesis de San Cristóbal

Tengo catorce  sobrinos fuera de Venezuela, y cuando han emprendido  el viaje les he dicho varias veces: “al país que fueres, haz lo que vieres.”

Y a ellos tambien les he  contado mi experiencia de haber vivido seis años (por razones de estudio) fuera de Venezuela, y la satisfacción de haber dejado por allá una cuantas puertas abiertas.

Perú, USA, España, Chile, Panamá, Colombia, Argentina… etc. son algunos de los países donde han ido mis catorce  sobrinos como migrantes. Incluso algunos de ellos han migrado con su esposa/o y sus hijos mis resobrinitos.

Varias veces hemos  escuchado por los medios de comunicación que en algunas partes hay rechazo xenofóbico hacia los venezolanos… Otras veces son los  hermanos venezolanos los que nos han dejado  mal parados por sus acciones…  Pero no dudo  que tanto de un lado como del otro son una pequeña minoria de casos, pero indignantes.

Pienso que una de las estrategias para buscar superar este tipo de problemas puede estar contenida en la sabiduria de aquel refrán.  “Al pais que fueres, haz lo que vieres”, es una invitación a desarrollar el sentido de la  adaptabilidad para una buena incorporación al país que se llega…  Es un principio básico de buena educación saber  comportarse en casa ajena… Además  implica sentido de solidaridad para con los otros conacionales que están en ese otro país como migrantes, el mal obrar de uno perjudicará  rapidamente a todos.

  La expresión original proviene del latín:

“Cum Romae fueritis,

  romano vivite more”

“Cuando a Roma fueres,

  como romano vivieres”,

 O traducida de otra forma:

“Cuando vayas a Roma,

 vive como un romano”.

Y de paso fue  pronunciada en el siglo IV nada más ni nada menos que por el gran  San Ambrosio (315-397) arzobispo de Milán,  considerado como uno de los grandes padres de la Iglesia y uno de los personajes que más influyó para que el cristianismo sobrepasara al paganismo en el Imperio Romano.

Con esta locución san Ambrosio queria enseñar a los cristianos de Milán sobre cuál era el modo de seguir los mandatos de la Iglesia Romana por encima del ‘Arrianismo’, doctrina surgida en Alejandría y promovida por Arrio (256-336) y que negaba la divinidad de Cristo. Al mismo tiempo era también una exhortación en la que advirtia a los creyentes que viajaban a Roma que en Roma se debían seguir los mandatos y ritos de la Iglesia Romana.

Fue esta sentencia de San Ambrosio la que dio paso al  popular refrán “al país que fueres, haz lo que vieres”, usado hoy en día para orientar a una persona que  debe desplazarse a un lugar con costumbres diferentes y, por un principio de educación, debe adaptarse a tales costumbres. Asumir dicho refran como principio para migrar implica, por lo mínimo  algunas cosas básicas como la observación, el tacto, el respeto, la prudencia y la adaptabilidad.

Demos este consejo a nuestros familiares, amigos y conocidos que han debido migrar de Venezuela a otro país en busca de mejores oportunidades de realización y de vida. No tengamos la menor duda que si nuestros hermanos migrantes asumen este principio de sabiduría y de buena educación y lo ponen en práctica les hará mucho bien y les irá mucho mejor por allá… Y también harán mucho bien a los otros hermanos  conacionales que han debido migrar de nuestra Venezuela en busca de un presente y un futuro mejor para ellos y sus familias.

Padre Edgar Sánchez

San Cristóbal – Venezuela Iglesia en Concordia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí