Inicios de la extensión de la Legión de María en el mundo

Fundada por Frank Duff, un seglar irlandés, la Legión de María, integrante del apostolado laico, celebra hoy 99 años de existencia. Surgió el 7 de septiembre de 1921 en Dublín, Irlanda. Movimiento que existe en nuestro país y en nuestra ciudad y que tiene de fiesta a muchos fieles que semanalmente se congregan bajo el estandarte de María medianera de todas las gracias.

Los primeros trabajos de la legión, en Dublín, fueron las visitas a los enfermos y el auxilio espiritual a mujeres de vida disoluta. Pronto consiguieron que el Gobierno de Irlanda les cediera un predio, el albergue de Santa María. La legión comenzó a extenderse por Escocia, Inglaterra y Francia; así como a Asia, África y América. “La Legión de María está en más de 170 países, incluso en Rusia”, relata Arturo Giménez, presidente actual del Senatus de Asunción de la Legión de María.

La jerarquía eclesiástica de la época no veía con buenos ojos una organización con tanto brío dirigida por seglares. Hubo muchas dificultades que vencer, incluyendo la abierta oposición del arzobispo de Dublín, quien trató de impedir una audiencia que el fundador había solicitado al papa Pío XI en 1931. Luego de este encuentro, la Legión comenzó a extenderse por el mundo. Formada como un ejército en torno a su Capitana la Virgen María. Su organización y muchas palabras y nombres se derivan de la Legión Romana.

“A Venezuela llega la Legión de María gracias al Padre Félix Mujica, de la congregación Hijos de María inmaculada, quien conoció este movimiento mariano en Santa Lucia, isla de las Antillas donde trabajaban sus hermanos religiosos”, refirió Alejandro Andrade,  presidente del Comitium de Maracaibo, al señalar que en la arquidiócesis marabina la Legión de María cuenta con ocho curiae en las que hacen vida 750 socios activos (adultos y juveniles) y 1500 socios auxiliares aproximadamente, formando así más de 80 praesidia en toda la localidad.

El grupo parroquial de la Legión de María es denominado presídium. Su labor consiste en reunirse una vez a la semana durante una hora y media. “90 minutos contados, en ese grupo se haba de la disciplina”. En esa reunión o presídium se asignan los trabajos apostólicos, que son generalmente visitas domiciliarias, llevando el Evangelio de a dos, como indica la Sagrada Escritura. Esa es la labor principal de la legión: hacer un trabajo apostólico. Lo establece un Manual que contiene todos sus lineamientos y que exige hacer un trabajo apostólico de dos horas por semana, que se informa en la siguiente reunión.

Recodemos hoy las palabras de Monseñor José Luis Azuaje en el 70 aniversario de la Legión en Venezuela, el 25 de enero… “en compañía de todos, como pueblo…  vayan como una Iglesia en salida, una Iglesia que va a configurarse en las periferias. Con los que nos encontramos en los hogares…  con sus problemas, angustias y también las alegrías y los gozos. Debemos salir al encuentro de los hermanos. Dios se ha valido de tanta gente, para atender y acompañar a la gente”.

Manteneos Firmes…

José R. Espina F.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí